¡Bienvenidos!

¡Bienvenido/a a mi blog!

Espero que disfrutes de tu visita y que regreses pronto.

¡Gracias!

martes, 12 de diciembre de 2017

Respeto por decreto

Hace unos días se publicó un manifiesto que firmaron decenas de escritoras en defensa de las mujeres dedicadas a la literatura en Canarias.



¿Qué tiene esto de especial aparte del acto y su motivación? Que demuestra el fracaso de muchas ideas que se creían el remedio para todos los males.
Lo que quiero decir con esto es que exigir consideración mediante un manifiesto demuestra que la lucha por un determinada causa es infructuosa y que se apela a la ley para no dar el brazo a torcer. Como ya se ha comprobado en innumerables ocasiones, esto no ayuda a un cambio social y hace un gran favor a la hipocresía, al respeto que se impone pero que no nace del corazón. Por otra parte, se abusa de la palabra igualdad cuando se quiere decir equidad. Por mucho que se quiera obviar, hombres y mujeres son diferentes biológicamente y por ello tienen necesidades distintas que deben ser atendidas de manera individual para que así den lo mejor de sí mismos en otros aspectos de la vida.
Cabe mencionar que excluir a los hombres de esa búsqueda de una sociedad más justa es un gran error, ya que una verdadera transformación social y cultural debe incluir a todos los miembros de la sociedad. Usar las mismas estrategias empleadas por el movimiento que se quiere erradicar convierte al opositor en cómplice del mismo. 
Llama la atención el peso que se le da al ámbito canario, como si esa desconsideración solo ocurriera en este rincón del Atlántico. Esto me hace pensar en la limitación de miras del mencionado manifiesto. ¿Acaso las firmantes no creen que un escritor o una escritora de esta región pueda publicar en otro lugar? ¿No se han planteado que quizá su público está fuera de estas siete islas? 
Además, la mayoría de los lectores no le dan importancia al género del autor, sino a los contenidos de sus libros. Cuestión de afinidad, porque cada hombre y cada mujer tiene una perspectiva distinta de la vida.
En conclusión, el respeto por decreto nunca deja de provocar mucha incertidumbre a nivel interno. A algunas mujeres les importará un bledo si están en su cargo o han ganado un premio por sus cualidades o por cubrir la cuota, pero a otras siempre les acompañará esa duda. 
Quizá muchas de las firmantes de este manifiesto me vean como un monstruo por las palabras que acabo de expresar, pero al igual que yo respeto su punto de vista quiero que se respete el mío.


miércoles, 6 de diciembre de 2017

Siete años en el camino

Sí, hoy se cumplen siete años de aquel día en el que decidí darme a conocer al mundo, y no sé qué decir. No creo que sea la famosa sarna de los siete años ni la falta de inspiración. Será que yo nunca creí que iba a llegar hasta aquí...
En estos años he vivido muchos momentos maravillosos y otros no tan buenos. No me quejo por ello, ya que los primeros son los frutos del esfuerzo empleado y los segundos enseñan a fortalecerse. De aquella chica tímida, sin mucha confianza en sí misma, que un día se lió la manta a la cabeza y abrió un blog para mostrar sus creaciones sin que tuviera ninguna certeza de tener éxito en su empresa ya no queda apenas nada. Después de estos años de aprendizaje sobre el mundo literario, de lucha contra cientos de obstáculos materiales y espirituales, de comprobar de qué pasta estoy hecha me siento más segura de lo que hago aunque no se considere comercial. No es por echarme flores, pero ya sabemos que el hecho de que algo venda mucho no significa que sea de gran calidad.
A día de hoy sigo caminando, pensando en nuevos proyectos y manteniendo la sonrisa ante las adversidades. 
Como siempre, te doy las gracias por estar ahí y espero que sigas conmigo en los años venideros. ¡Gracias!


jueves, 23 de noviembre de 2017

Lo que sé de Irène Némirovsky

Dudo que pueda añadirse algo más sobre la gran contribución de esta escritora a la literatura francesa. El redescubrimiento de Irène Némirovsky (Ucrania, 1903 - Polonia, 1942) supuso para muchos habitantes del siglo XXI adentrarse en un mundo sensorial, donde los personajes se muestran con sus virtudes y defectos de una forma muy vívida y sus acciones son narradas con mucho dinamismo, una buena dosis de ironía y algunos toques de ternura. Némirovsky tiene la habilidad de hacer que el lector se sienta implicado en los escenarios que construye, conectando con vivencias que quizás ocurrieron en décadas ya lejanas y cuya esencia sigue palpitando en la gente de hoy día.
A modo personal diría que estas características, además del tesón de sus hijas, han posibilitado que sus escritos no se hayan perdido en el olvido y la indiferencia, que sean desempolvados una y otra vez por personas que aprecian la buena literatura.
El malentendido (1926),  El baile (1930),  Jezabel (1936), El maestro de almas (1939) y El ardor de la sangre (2007) son buenos ejemplos de su singular estilo. Si tuviera que recomendar alguna obra para conocer a esta autora sería El ardor de la sangre, ya que muestra su talento en una historia sencilla pero intensa sobre los secretos que guardan celosamente los miembros de una familia.


viernes, 17 de noviembre de 2017

Palabras medidas

Puedo ir a mi biblioteca, coger prácticamente al azar un libro de un autor español vivo (incluso de autores de literatura juvenil) y buscar en él unos párrafos que, colgados en las redes sociales con los signos de admiración pertinentes, pueden arruinar la carrera y la vida del escritor. Estoy convencido de que ninguno pasamos la prueba de la pureza y de que en cualquier obra, si se descontextualiza bien, hay material para que rueden todas las cabezas que queramos, hasta que nos falten picotas para tanta testa. Puedo hacer pasar por machista, terrorista, racista o nazi a cualquier autor que me señalen. Solo necesito un par de horas para encontrar una frase de un personaje o una ironía sacada de su hilo narrativo.

El texto que acabas de leer es un fragmento del artículo de opinión Que rueden cabezas, escrito por el escritor y periodista Sergio del Molino y publicado en el periódico El País el 29 de julio de 2016.
El contexto del mismo fue los ataques en redes sociales a la escritora María Frisa por una serie de malentendidos sobre su libro 75 consejos para sobrevivir en el colegio, en el que narraba en clave de parodia las peripecias de una adolescente.
¿Por qué cito este hecho? Porque demuestra que seguimos viviendo tiempos en los que todos tienen la piedra preparada en la mano y todos pueden recibirla en sus cabezas en cualquier momento. Lo más peligroso de todo esto es la tendencia de muchas personas a juzgar severamente acontecimientos y personas sin conocer todos los datos del caso.
Tomando como ejemplo el asunto expuesto por Sergio del Molino, muchos de los que denostaron a la escritora no leyeron el libro y los pocos que sí lo hicieron no entendieron la clave humorística del mismo. Teniendo en cuenta que éstos últimos eran adultos, y que por tanto deberían conocer la línea que separa lo literal de lo sarcástico así como la diferencia entre lo real y lo fantástico, todo este embrollo resulta ridículo e inquietante.
Me temo que nos estamos enfrentando a un panorama en el que cualquier tema es un buen motivo para saciar el hambre de conflictos de ciertas personas. No es nada nuevo que exista gente que se ofende por todo, sobre todo por nimiedades o cuestiones que no comprenden del todo, pero en la actualidad el campo de juego es mucho más grande por internet, que permite llegar a más personas afínes con poco esfuerzo y sin tener que dar la cara.
¿Cómo sobrevivir a esta vorágine? Hay varias opciones. La primera es tomar como prioridad los chismes y constreñir tu creatividad a ellos para no arriesgarte a ser la carnada del próximo juicio público. La segunda es ser consciente de lo que ocurre y saber defender tu yugular.
Está bien posicionarse en contra de temas que atenten contra la integridad física y psíquica de las personas, pero hay que informarse antes de atacar.
Si tú eres el/la atacado/a por la muchedumbre furiosa, ten en cuenta que la mayoría no atienden a explicaciones que se salgan de su concepto de la vida y del mundo -o de lo que les haya dicho la familia, los amigos, los vecinos o los desconocidos con los que se cruzó por la calle-, así que el único ser sobre la Tierra con el que debes estar en paz es contigo mismo/a.



martes, 7 de noviembre de 2017

Sobre el cuento en El Libro en Blanco

El jueves 9 de noviembre, a las 19:30, estaré junto a la escritora Erminda Pérez Gil en El Libro en Blanco para hablar sobre el género del cuento.



Puedes conocer a Erminda en su blog, Letras imposibles, y a El Libro en Blanco en el suyo, El Libro en Blanco.



Te recuerdo que en este libro-café podrás hacerte con un ejemplar de Canarias y el mar, donde encontrarás relatos que despertarán tu imaginación, entre ellos Una sirena en Las Canteras.

jueves, 2 de noviembre de 2017

Carmen Cuarzo en Signo Editores

¡Hola!

Estoy participando en el I Certamen de Microrrelatos Signo Editores.
He presentado dos obras.

El visitante

Caballero en fuga

Vota por la que más te guste.
Puedes hacerlo solo una vez al día en el botón votar en la parte inferior de página web .
Tienes de plazo hasta el 14 de noviembre a las 12:00 (hora española).

Muchas gracias.


sábado, 28 de octubre de 2017

Independientes

Hoy en día se habla mucho de los autores indie, refiriéndose a los escritores que no están dentro del circuito de las editoriales tradicionales al optar por la autoedición. Yo añadiría otra accesión a esta definición general: los que se mueven en géneros y tramas que no están de moda.
Es curioso que muchas personas, en especial escritores y lectores experimentados, te recomienden seguir las modas aunque no sean de tu gusto, como si el dinero y la fama fueran lo único valioso en la vida. Sus creencias pueden ser rebatidas por tres razones. La primera es que escribir sobre el tema de moda no garantiza que sea publicado. La segunda es que publicar no garantiza tener muchos lectores. La tercera es que las modas se suceden unas a otras sin dejar mucha huella y es muy fácil acabar esclavizado por ellas en un afán de notoriedad, desaprovechando así un talento precioso. Ya que nada está asegurado, ¿no es mejor hacer algo que nos guste? Yo creo que sí.
No se puede negar que mucha gente elige sus lecturas en función de lo que lean los amigos, los vecinos, sus ídolos culturales o lo que se publicite en internet, sin atreverse a ir más allá por miedo a no integrarse en el grupo. Esa situación me recordar la afirmación del escritor japonés Haruki Murakami: Si solo lees los libros que leen todos los demás, solo puedes pensar lo mismo que piensan los demás. Sé que más de uno dirá que cada persona tiene una opinión diferente sobre el mismo libro, pero yo les respondo que muchas de esas personas no suelen expresar sus pensamientos y/o se dejan influenciar bastante por los de su círculo. ¿La razón? El miedo al rechazo y la falta de seguridad en sí mismos.
A modo de conclusión doy dos consejos: 
Escritor/a, escribe sobre lo que te gustaría leer, sin importar las modas. Tienes derecho a sentirte orgulloso/a de lo que has hecho y de lo que haces en tu trayectoria artística.
Lector/a, lee lo que te apetezca, sin importar lo que digan los demás. Tienes derecho a entretenerte e ilustrarte con los temas más afines a ti.