¡Bienvenidos!

¡Bienvenido/a a mi blog!

Espero que disfrutes de tu visita y que regreses pronto.

¡Gracias!

lunes, 15 de enero de 2018

Cuidando los talentos



Sabias palabras... ¡Lástima que no se tengan en cuenta!
Aunque hoy día se hable de las inteligencias múltiples con naturalidad, todavía existe una fuerte tendencia hacia la uniformidad y marginar al que no se somete a ella. Por ese ansia de control se está desperdiciando muchos talentos y destruyendo autoestimas sin necesidad alguna. 
Cuando alguien quiere meter sus ideas con calzador en la mente de otra persona muestra egocentrismo. Cuando alguien da por bueno el punto de vista de otra persona sin reflexionar al respecto muestra inseguridad. 
Cada persona es única e irrepetible. Debemos ser conscientes de ello para desarrollar los talentos con los que cada uno nace y/o enseñar a otros a hacerlo por sí mismos.


Cada uno tiene su camino en la vida, por lo que nadie debe ser una copia de nadie. Todos podemos aportar algo al mundo y a nosotros mismos haciendo germinar nuestras propias cualidades.

domingo, 31 de diciembre de 2017

Nuevos comienzos


Aquellos que ven en cada desilusión un estímulo para mayores conquistas, ésos poseen el recto punto de vista para con la vida.

Johann Wolfgang von Goethe (escritor alemán, 1749-1832)




jueves, 28 de diciembre de 2017

Lo que sé de Julio Cortázar

Muchos aficionados al género del cuento conocen los relatos de uno de los escritores más importantes de la literatura argentina, Julio Cortázar (Bélgica, 1914 - Francia, 1984), si bien éstos tienen distintas interpretaciones según la época y el estado de ánimo en que viven sus lectores al descubrirlos o redescubrirlos.
Como el mismo Julio mencionó en varias entrevistas, sus cuentos tienen una particularidad que no poseen sus novelas ni sus poemas: un ritmo narrativo propio, espontáneo, como si se hubieran escrito solos. Esto hace que su lectura sea fluida, atrayente de principio a fin. En ellos se mezclan géneros tan distintos que se puede sentir alegría, tristeza, miedo, curiosidad y sorpresa a la vez y no saber con certeza dónde está la realidad y dónde reside la fantasía.
Estos encantos nos han enseñado a muchos escritores a usar las reglas establecidas a nuestro favor, explorando así nuevas formas de contar una historia y sacando lo mejor de nosotros sin miedo a no cumplir con los cánones.
Bestiario (1951), Final del juego (1956), Las armas secretas (1959), Historias de cronopios y de famas (1962), Todos los fuego el fuego (1966), Octaedro (1974), Alguien que anda por ahí (1977), Queremos tanto a Glenda (1980), Deshoras (1982) y La otra orilla (1994) son sus libros de relatos. No destacaría ninguno por encima de los demás, pero para empezar recomendaría La otra orilla.


viernes, 22 de diciembre de 2017

Recordando "Historias"

En el mundo de la radio y la televisión han existido miles de programas. Unos marcaron las vidas de muchas personas, otros no sobrevivieron a la primera emisión y algunos no llegaron a salir al aire. Gracias a plataformas como Youtube e Ivoox podemos disfrutar de ellos, ya sea para revivir emociones, conocer propuestas que no gozaron de mucha popularidad en su época o rescatar grandes momentos del olvido. 
El otro día recordé el programa Historias, que se emitió en Radio Nacional de España entre 1997 y 2003. Su formato consistía en la interpretación de historias de terror de autores clásicos como Bram Stoker, Joseph Sheridan Le Fanu, Richard Middleton, E. T. A. Hoffmann o Pedro Antonio de Alarcón. Gracias a las adaptaciones de su director, guionista y presentador, el escritor Juan José Plans, muchos de sus oyentes descubrimos a autores que no habían tenido demasiado eco en las librerías y bibliotecas españolas. Me atrevería a decir que algunas editoriales empezaron a publicar más títulos de estos escritores poco tiempo después de las transmiciones de este programa. 
Tengo que confesar que no lo escuché cuando se emitía en R. N. E., sino que lo descubrí en Ivoox mientras buscaba audiolibros, allá por el 2012. Desde entonces lo recomiendo a todo aquel que quiera adentrarse en el mundo de la literatura sonora o que quiera conocer otras versiones de la misma (Audiolibros, el secreto de los grandes lectores).
Es una verdadera pena que los medios de comunicación tradicionales ya no ofrezcan tantos contenidos de calidad en su programación, pero siempre nos quedará internet, que también tiene sus cosas buenas aunque algunos no quieran aceptarlo.

Juan José Plans (España, 1943-2014)

martes, 12 de diciembre de 2017

Respeto por decreto

Hace unos días se publicó un manifiesto que firmaron decenas de escritoras en defensa de las mujeres dedicadas a la literatura en Canarias.



¿Qué tiene esto de especial aparte del acto y su motivación? Que demuestra el fracaso de muchas ideas que se creían el remedio para todos los males.
Lo que quiero decir con esto es que exigir consideración mediante un manifiesto demuestra que la lucha por un determinada causa es infructuosa y que se apela a la ley para no dar el brazo a torcer. Como ya se ha comprobado en innumerables ocasiones, esto no ayuda a un cambio social y hace un gran favor a la hipocresía, al respeto que se impone pero que no nace del corazón. Por otra parte, se abusa de la palabra igualdad cuando se quiere decir equidad. Por mucho que se quiera obviar, hombres y mujeres son diferentes biológicamente y por ello tienen necesidades distintas que deben ser atendidas de manera individual para que así den lo mejor de sí mismos en otros aspectos de la vida.
Cabe mencionar que excluir a los hombres de esa búsqueda de una sociedad más justa es un gran error, ya que una verdadera transformación social y cultural debe incluir a todos los miembros de la sociedad. Usar las mismas estrategias empleadas por el movimiento que se quiere erradicar convierte al opositor en cómplice del mismo. 
Llama la atención el peso que se le da al ámbito canario, como si esa desconsideración solo ocurriera en este rincón del Atlántico. Esto me hace pensar en la limitación de miras del mencionado manifiesto. ¿Acaso las firmantes no creen que un escritor o una escritora de esta región pueda publicar en otro lugar? ¿No se han planteado que quizá su público está fuera de estas siete islas? 
Además, la mayoría de los lectores no le dan importancia al género del autor, sino a los contenidos de sus libros. Cuestión de afinidad, porque cada hombre y cada mujer tiene una perspectiva distinta de la vida.
En conclusión, el respeto por decreto nunca deja de provocar mucha incertidumbre a nivel interno. A algunas mujeres les importará un bledo si están en su cargo o han ganado un premio por sus cualidades o por cubrir la cuota, pero a otras siempre les acompañará esa duda. 
Quizá muchas de las firmantes de este manifiesto me vean como un monstruo por las palabras que acabo de expresar, pero al igual que yo respeto su punto de vista quiero que se respete el mío.