¡Bienvenidos!

¡Bienvenido/a a mi blog!

Espero que disfrutes de tu visita y que regreses pronto.

¡Gracias!

miércoles, 13 de abril de 2011

[Tulipanes rojos] Demasiado tarde...

¿Por qué tendemos a actuar cuando todo está perdido? ¿por qué postergamos el momento que tanto deseamos por circunstancias tan banales? Estas preguntas pueden ser algunas de las que rodaran por la cabeza de Ricardo durante todos esos años en los que navegó en un barco en el que no quería viajar. Responderlas le llevaban al puerto donde pervive todo lo que siempre se deseó y jamás sucedió.

Evanescencia, tardanza, destrucción... podrían ser palabras que definan su relación con Cristina. Quizás sólo haya una cosa clara en todo esto. Debía cruzar un sendero pedregoso, cubierto de maleza y sin un punto donde apoyarse. Sí, pero ese sendero se bifurcaba. Por un lado se encontraba una hermosa luz mientras que por el otro había una densa sombra. Era tan sencillo elegir...

Como todos sabemos al tomar una decisión las demás opciones desaparecen. Eso no significa que no pensemos en ellas de vez en cuando, sobre todo cuando nos damos cuenta que la escogida no ha sido la mejor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.