¡Bienvenidos!

¡Bienvenido/a a mi blog!

Espero que disfrutes de tu visita y que regreses pronto.

¡Gracias!

sábado, 4 de junio de 2011

[Heike en la playa] Aire

El viento liando sus dedos en tu pelo, la brisa acariciando tu rostro, la fragancia del aire entrando en tu cuerpo... Todo esto es maravilloso, aunque no lo valoramos hasta que nos falta. Esa carencia la notamos cuando estamos a solas con nosotros mismos.

Heike busca un lugar donde Peter no pueda llegar sin tener éxito en la empresa. Sin embargo tiene una carta a su favor: la distancia.
Fisica y psiquicamente no hay nadie a su alrededor que pueda influir en su decisión, sólo ella misma. Ella es quien tiene en sus manos sus días venideros y las llaves de las puertas tras las que se ocultan el cielo y el infierno.
Lejos de todo puede ver las cosas con más claridad, tal y como son... y así poder obrar de la mejor forma que crea conveniente para sí misma.

A veces la soledad es una gran amiga. Ayuda sin juzgar, no tiene intereses propios y acepta sin reservas tu manera de proceder. A través de ella puedes deshacerte de tus sogas y ampliar tu espacio. Cuando has dado con tu ansiada respuesta esa amiga se marcha tranquila, feliz. Entonces cargas tus pulmones de aire... respiras, inspiras, vives. 

Una vida sin aire es sólo desesperación... y la desesperación sólo tiene un camino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.