¡Bienvenidos!

¡Bienvenido/a a mi blog!

Espero que disfrutes de tu visita y que regreses pronto.

¡Gracias!

domingo, 5 de agosto de 2012

Un hueco en tu vida

"Tapas o libros", por Julia Navarro.

Cuando leí este artículo me di cuenta de que yo no era la única que pensaba así. La queja es el deporte más practicado pero muchas veces sin fundamento alguno. Como dice Julia, muchas personas hacen cosas que tienen el mismo resultado de las que se niegan a hacer y no piensan en ello. Es como si dieran por sentado que son obligaciones cuando son actos tan opcionales como los que se consideran un disparate. No quiero meterme en la economía ni en las prioridades de nadie, pero me parece que antes de protestar hay que comprobar si se tienen razones para ello. Será una cuestión de cultura... ¡Qué paradoja!

Al igual que otros muchos escritores, soy asidua de las librerías de viejo, con sus recovecos y sus cadenas de colores y palabras interminables. Quizás sea porque mis autores favoritos están muy atrás en el tiempo o sus publicaciones son tan escasas que hay que hacer algo así como un pequeño trabajo arqueológico. Debes estar pensando que no presto atención alguna a lo que se produce hoy en día. He de decirte que no estoy en una onda tan alejada. Me gustar ir a las librerías a investigar qué títulos son los más demandados, quién va a firmar libros, quiénes entran y salen de ellas, quiénes se quedan un rato entre sus estanterías... Todo esto forma parte de la rutina de un escritor que quiere darse a conocer algún día. No lo digo con pesar, pues es una actividad muy divertida que te permite estar en contacto con las personas, conocer de primera mano cómo hacerte notar en el mundo literario... y, por qué no decirlo, fantasear con que tu libro está expuesto en las vitrinas. Es una sensación maravillosa que te da nuevas fuerzas para seguir adelante y convertirlo en realidad.

En cualquier caso, uno no debe decir "no puedo" hasta que no lo haya intentado, si no es así lo mejor es decir "no quiero". Por otra parte, estos estados pueden cambiar al "puedo" y/o al "quiero" siempre y cuando se esté dispuesto a cambiar y a no dar un paso atrás.