¡Bienvenidos!

¡Bienvenido/a a mi blog!

Espero que disfrutes de tu visita y que regreses pronto.

¡Gracias!

sábado, 6 de diciembre de 2014

lunes, 3 de noviembre de 2014

Una vida fuera de la Red

"¿Por qué no escribes en el blog todos los días?", "Tienes el blog muy desatendido", "Deberías ocuparte más de tu promoción", etcétera, etcétera, etcétera... De hace un tiempo a esta parte he recibido estos reproches -por decirlo de algún modo- por mis largas ausencias en este espacio. ¿Qué respondo? Que tengo otras cosas que atender en mi vida. Me atrevería a decir que la mayoría de la gente afirmaría lo mismo.
Como bien dijo un vlogger en su canal de Youtube las personas que ofrecemos contenidos originales necesitamos tiempo para crearlos y así dar una buena base a nuestros blogs, vlogs, fanpages y otros medios de promoción e interacción. Sabiendo esto, resulta fácil comprender que es imposible publicar con la misma frecuencia que las personas que usan dichas herramientas para hablar de sí mismas o colgar material hecho por otros. Por otra parte, es bastante obvio que todos/as tenemos una existencia fuera de la Red y que debemos enfrentarnos a los problemas que nos surjan y a las tareas cotidianas que nos imponga nuestro estilo de vida. 
Esto último me hace pensar que esas personas deben tener demasiado tiempo libre y creen que los demás lo tenemos, como si pudiéramos vivir del aire, dormir en los árboles y relacionarnos sólo con la imagen que aparece en el espejo. Analizándolo con más detenimiento resulta un asunto un tanto escalofriante... 
Lo dicho, hay un momento para cada cosa y una cosa para cada momento. No es bueno monopolizarlo todo en una, así que muévete y sácale todo el jugo a tu vida... Y no te olvides de visitarme de vez en cuando. 
¡Hasta la próxima!


viernes, 31 de octubre de 2014

Compromisos

Desde que salí a la luz pública he escuchado en infinidad de ocasiones que los artistas, y especialmente los escritores, tienen un compromiso con la sociedad que consiste en ser su megáfono ante las injusticias y el diario de sus triunfos. Aunque me han explicado el porqué de este pensamiento yo tengo mis dudas. ¿Los escritores son los únicos que tienen la misión de mejorar el entorno en el que viven? ¿No es acaso la Literatura un arte como la Pintura o la Música y por ello es libre de ejercerse como se sienta? ¿No será que dicha afirmación es una muestra de vanidad incomprensible?
A todo esto se podría señalar algo que parece pasar inadvertido: en ese compromiso con la sociedad está el compromiso con el ser humano. Con esto quiero decir que la mente y el corazón del individuo es tan importante como las injusticias y los triunfos de la colectividad, porque lo primero es la base de lo segundo. No estoy despreciando a ninguna causa ni a ninguna persona, porque todos tenemos derecho a pelear por nuestros ideales, pero hay que saber qué y cómo se defiende lo que uno/a piensa. Como ya sabes tanto en mis escritos como en mi blog doy muchísimas muestras de qué es lo que más me atrae. ¿Por qué? La primera razón ya lo mencioné... La segunda es el inmenso misterio que se esconde dentro de cada persona, el cual se fragmenta en una zona propia, privada, y otra atávica, sin tiempo ni espacio. Descubrirlo por completo es imposible para la ínfima parte del Universo que somos nosotros, pero no por ello algunos dejamos de indagar en ese misterio, para bien o para mal. Es algo realmente apasionante... y por eso yo escribo.

jueves, 30 de octubre de 2014

Las hogueras del futuro


Ayer se publicaba esto en el perfil de Facebook de Las edades de Rut (www.lasedadesderut.wordpress.com). El motivo es la censura que ha sufrido en las últimas semanas por parte del sistema de la red social, ya sea a través de advertencias de la organización o de denuncias realizadas por algunos usuarios. ¿Qué tiene esto de extraño? Que la tendencia de las diferentes redes existentes es la doble vara para prohibir el erotismo y mostrar la crueldad.
Podríamos decir que es la tipica moral estadounidense que vemos una y otra vez en las peliculas y series de la televisión (recuerda que Facebook es una empresa de EEUU), pero hay otro aspecto mucho más insidioso, más recalcitrante si cabe, y eso es la denuncia de los usuarios. Lo más curioso es que para que se pueda denunciar un perfil o una página se tiene que haber enviado o aceptado la solicitud de amistad o haber dado me gusta, según sea el caso. Sabiéndose todo esto yo me pregunto lo siguiente: ¿por qué se agregan a algo que les parece ofensivo? ¿Por ir de chachis con sus amigos? ¿Por fastidiar cada dos por tres? ¿Por qué?... ¿Por qué? La gran pregunta.
Es difícil de suponer a qué pueden llevar estas políticas en unas redes que afirman ser un espacio de libre expresión para todo el mundo.
Sí, el vicio de algunas personas porque el resto de la humanidad piense y obre como ellas ha llegado al ciberespacio. Por supuesto que no estoy diciendo que todo valga, porque a mi juicio los videos o fotos de animales descuartizados o personas heridas hasta el grado más profundo del sufrimiento -entre otras barbaridades- son cosas intolerables para cualquier persona sensata, pero hay que saber dónde está frontera de la ética y dónde están los límites de uno/a mismo/a.


Así de claro. Nuestra libertad acaba cuando empieza la de los demás, y no sólo con respecto al desnudo o al erotismo.
Te dejo una reflexión bastante actual aunque surgiera hace más de treinta años.


martes, 28 de octubre de 2014

El trabajo de pensar

El público tiene doce años, esta era -y quizás siga siendo- la máxima de unos estudios de cine de Hollywood. No es difícil imaginar lo que significa...
Me ha venido a la mente en aquellas ocasiones en las que algunas personas, ya sea con buena intención o por simple vanidad, afirman que a los espectadores, lectores, oyentes y un largo etcéterea que agrupamos con la palabra público hay que darselo todo masticado, licuado, triturado y diseccionado en sus componentes más esenciales. ¿Por qué? Porque intuir, captar, observar, admirar y otras acciones que conducen al pensamiento son una tarea demasiado compleja para la mayoría de las personas.
Supongo que no soy la única que se pregunta adónde nos lleva esta amputación voluntaria e inquietantemente placentera. La respuesta no tarda en venir a nosotros... Porque en la teoria lo que diferencia a los seres humanos de los animales es la capacidad de raciocinio, aunque en la práctica... ¿Me sigues?
Con todo esto pretendo... No sé muy bien lo que pretendo, pero lo que quiero es dejar claro que existen personas que les gusta usar la materia gris, que le gusta formarse sus propias ideas sobre lo que sus sentidos perciben, que les encanta las insinuaciones, los bucles, los descubrimientos y los juegos de imágenes, palabras, sonidos... Las personas que quieren ejercer un derecho y a la vez una obligación fundamental: el trabajo de pensar.
Me despido hasta una próxima ocasión con una frase que lo dice todo por sí sola:

Quien no quiere pensar es un fanático; quien no puede pensar, es un idiota; quien no osa pensar es un cobarde. 
Sir Francis Bacon, Filósofo y estadista británico (1561-1626). 
 

lunes, 15 de septiembre de 2014

La bendición de Baudelaire

 Bendición, de Charles Baudelaire

A veces recuerdo el día que conocí este poema. Me pareció exagerado, sin fundamento. "Algún día verás que es real", me dijo quien me lo leyó. Tuve mis dudas hasta unos años después. Como el día en que te das cuenta de lo que significa ser adulto, me percaté de lo que significaba amar algo que a la mayoría de las personas les resulta indiferente u odioso. Es un golpe duro, pero es mejor encajarlo y asumir que es una idea que no se puede cambiar con facilidad.
Cuando vi este vídeo me vino a la mente la bendición de Baudelaire. No tengo nada que añadir ni matizar a lo que se afirma en él.


jueves, 17 de julio de 2014

Esas pequeñas bibliotecas


1. Joyas del Milenio, con el periódico El Mundo.
2. Clásicos del Siglo XX, con el periódico El País.
3. Maestros del Terror, con el periódico El País.
4. Las Novelas del Verano, con el periódico El Mundo.
5. Serie Negra, con el periódico El País.
6. Relatos Breves, con el periódico El País.  
7. La Biblioteca del Sol, con el periódico El Sol.


¿Te acuerdas de estas colecciones? Ha pasado mucho tiempo desde que salieron a la calle, pero aún pueden verse en alguna librería de segunda mano o en algún kiosko que venda de todo un poco. Con sus hojas de periódico (ese tacto rugoso y ese olor tan penetrante son inconfundibles) y sus cubiertas flexibles (más por los golpes que podrían recibir que por su capacidad de doblarse) podías viajar a todos esos mundos imaginarios que tu cartera te prohibía.
Comprados en el estanco, prestados por un amigo, alquilados en la biblioteca o comprados en puestos de segunda mano eran y son algunas maneras de conseguirlos. A mí me traen muchos recuerdos, aunque sigan presentes en mi día a día. Gracias a ellos he conocido a grandes escritores y he leído historias impactantes y emotivas que me inspiraron y me enseñaron muchos de los recovecos de la escritura literaria.
Si vives o estás de paso en España y tienes una librería de viejo cerca te recomiento que vayas y busques estos coleccionables, pero no olvides lo que bien dice la última página de los libros de La Biblioteca del Sol...

martes, 3 de junio de 2014

Lo que marca la diferencia


No creo que tenga mucho que añadir a esta cita, sólo que convendría recordarla a menudo porque es una gran verdad.

sábado, 31 de mayo de 2014

Alguien en la oscuridad

Todo aquel que tiene en mayor o menor medida una vida pública sabe que puede recibir cosas buenas como alabanzas, oportunidades o nuevos horizontes profesionales, pero también tiene en cuenta que se expone a criticas feroces, envidias e incluso calumnias, entre otras lindezas (entiéndase la ironía). No hay momento ni lugar en el que puedas evitar esas malas vibras. ¿Por qué? Porque siempre hay alguien en la oscuridad.
Es evidente que no hablo en sentido literal. Me atrevería decir que no existe persona sobre la faz de la Tierra que no haya sufrido un ataque hacia su fisico, su forma de pensar, sus sentimientos o sus circunstancias dorado con una sonrisa o unas palabras aparentemente amables. Algunos de esos atacantes lo hacen a la cara, otros por la espalda, pero siempre del mismo modo miserable.
Con Internet llegó la magnificiencia de todas las virtudes y defectos del ser humano. No caigamos en el error común e infantil de culpar a la herramienta del uso que se le dé, aunque tengamos que admitir que es el lugar perfecto para esos ataques. Nadie sabe el nombre de nadie ni conocen sus rostros ni dónde viven, lo cual permite que se produzcan burlas muy crueles, amenazas tan inquietantes como absurdas, supuestos consejos que buscan más socavar la autoestima del receptor que ayudarlo o afirmaciones sin consistencia alguna, por no hablar de los que sólo se comunican para pedir favores que son formulados como órdenes.
¿No te estoy contando nada nuevo? Quizás sea porque nunca te has visto como blanco de estos cibermetiches. Creeme, no es nada agradable, pero cuando logras saber quiénes son y hablar con ellos cara a cara te das cuenta de que no tienes mucho de lo que preocuparte porque la mayoría son personas con frustaciones que no saben solucionar de manera constructiva y la minoría restante muestra esa amargura recalcitrante que destruye más al que la padece que a los demás. Supongo que debes hacerte una idea de la conclusión a la que llegué después de esto... Sí, es mejor ignorarlos y hacer lo que uno que crea conveniente sin sentir coacción alguna.
Cuando pienso en las vidas de estas personas siento pena y alegría al mismo tiempo. Pena porque ellos mismos se hunden en su propia inmundicia sin que se percaten de ello. Alegría por no ser como ellos, por haber sabido escoger el camino que lleva a desarrollar esa luz que hay en mi interior. No ha sido mala elección, ¿no crees?


miércoles, 28 de mayo de 2014

Carmen Cuarzo en el Vagón de las Artes

El Vagón de las Artes nº 13

Una tarde de septiembre, paginas 15 y 16.

Desde aquí quiero agradecer a Alejandra Allueva, Aarón Moreno Borges y Viator Zenshir la oportunidad que me dieron de publicar un cuento en su revista. ¡Muchas gracias, chicos!


De izquierda a derecha: el fotógrafo Aarón Moreno Borges, el ilustrador Viator Zenshir y la escritora Alejandra Allueva.

jueves, 15 de mayo de 2014

Poemas y cuentos eróticos a la luz de la luna llena

El evento se realizó en el restaurante La Buena Vida, en Santa Cruz de Tenerife.

Escritoras: Elena Villamandos, Stara Álvarez y Carmen Cuarzo.
Actrices: Beatriz López y Melanie Reyes.
Fotos: JotaDe.

Visita el blog de Las edades de Rut













miércoles, 23 de abril de 2014

El propósito de leer

Hoy, día del libro, recordamos la importancia de la cultura escrita, de alimentar nuestra mente y nuestro corazón. Como siempre en algunos lugares puedes estrecharles la mano a tus autores favoritos, en otros organizan actividades para niños y adultos y en todas partes te hacen un pequeño descuento por la compra de algún libro. Sin embargo hay algo que casi todos hacemos en días como hoy: el propósito de leer más.
“No tengo dinero para comprar libros”, “no tengo tiempo para leer” o “no quiero malgastar la poca vista que tengo en leer si no es estrictamente necesario” son sólo excusas, porque para algo están las bibliotecas, las librerías de segunda mano y los audiolibros. ¡Fuera excusas!
“Leer no sirve para nada” o “el arte es una pérdida de tiempo” ya va con cierto tono de reproche. ¿Por qué? Porque suele venir de gente ofuscada por todo y que no quiere salir de su cómoda posición. Quizás si dejaran de lado esas ideas preconcebidas y se acercaran a la cultura su vida iría mejor.
Sea como sea, leer puede ser un placer tan grande como dar un paseo por la playa, quedar con los amigos, viajar o ver una puesta de sol. A ciertas personas nos impulsa a escribir.
¿Qué te aporta el hábito de la lectura?



viernes, 21 de febrero de 2014

El día de las letras canarias

Desde hace unos años, el día de hoy es celebrado el Día de las Letras Canarias, el día en el que las instituciones recuerdan a los escritores que en el pasado contribuyeron a la cultura de las siete islas. ¿Qué impacto tiene esto en el día a día de las personas que viven en esta tierra? Francamente ninguno. De hecho la mayoría no conocen las manifestaciones artísticas que se producen en Canarias y no les resulta una carencia que deba ser cubierta (ni siquiera para ese sector al que le apasiona el arte).
¿Por qué ocurre esto? Puede ser por esa tendencia tan universal de dar la espalda a lo que está en casa y adorar a lo que está tan lejos que no se ve ni se oye. Ya se sabe que lo que no se conoce completamente  es lo que más atrae. Respecto al contexto de Canarias he de decir que siempre he percibido cierto complejo de inferioridad en algunos niveles y de grandes envidias en otros. Un ejemplo de lo primero es dar por sentado que todo lo peninsular es excelente porque lo canario es de incultos y una muestra de los segundos es el vapuleo que se hace de aquel que consigue lo que en su colectivo se considera una gran oportunidad, que en muchos casos es publicar o exponer fuera de las islas. Es algo completamente humanos, no tiene más vuelta de hoja.
Por otra parte podemos recordar muchos ejemplos de promocionar la literatura canaria en la sociedad, como los siguientes: Inclusión en el curriculum académico de colegios e institutos de Mararía de Rafael Arozarena y, en algunos casos, de Crimen de Agustín Espinosa y/o El collar de caracoles de Félix Casanova de Ayala, con su correspondiente trabajo escolar. Distribución de facsímiles con textos de pequeño formato en las bibliotecas públicas (principalmente el 21 de febrero, aunque a veces puedes encontrar algunos sueltos el resto del año). Dedicación de un espacio en instituciones educativas a los textos que hablan de distintos aspectos de Canarias. 
Estas y otras miles de iniciativas han despertado la curiosidad de algunos, la indiferencia de otros y un sentimiento indefinible como excepción a la regla. No son malas ideas, pero ya se sabe que lo que entra por obligación o por inercia no es una semilla que germine con fecundidad. ¿Qué hacer entonces? No lo sé; sólo conozco el método de la voluntad, la voluntad de ir más allá de lo existe en la superficie.
Recuerdo que cuando hice la presentación en Madrid de Delicias amargas, Fernando Podadera -quien me entrevistó- hizo una comparación entre Benito Pérez Galdós y yo. Me llamó muchisimo la atención, porque pienso que hay una enorme diferencia entre él y yo en muchos aspectos. Poco después llevo el tema hacia el hecho de que los dos somos canarios. Entonces no me extrañó tanto. ¿Por qué? Adivínalo...
Resulta paradojico, ¿no? Un canario que retrató a Madrid en innumerables ocasiones y en momentos muy puntuales a su tierra. No es que esté mal, pero hubo otros canarios que tuvieron eco en la península: Angel Guerra, Tomás de Iriarte, Nicolás Estevánez... Y hoy en día Alberto Vazquez-Figueroa y Juan Cruz, entre otros. Esto me recuerda al grupo de la Generación 21, aquellos escritores que se decían las voces canarias del siglo XXI. Siempre me ha parecida una atribución absurda, porque no llevamos más que 14 años de este siglo y son sólo 12 escritores varones. Resulta triste que se presentara su libro de relatos como el fiel reflejo de la literatura canaria actual, porque lo que se ve en realidad es la oligarquía cultural que siempre se ha palpado y que es queja habitual de muchos escritores canarios.
Para concluir tengo que decir que todo lo que he escrito y has leído no tiene intención alguna de ofender ni es afirmado desde la envidia. No tengo necesidad de lo uno ni de lo otro. No creo que expresar lo que se piensa de una manera educada sea pecado, aunque vivimos en unos tiempos donde cualquier acto puede convertirte en el blanco de muchos desprecios.



miércoles, 5 de febrero de 2014

El mejor de todos

"Es el mejor escritor del  mundo", "es el mejor pintor de todos los tiempos", "no hay ni habrá una cantante como ella" y otras afirmaciones parecidas se dicen con el aplomo de un dios que lo conoce absolutamente todo. ¿Su causa? Un arrebato de admiración, una adulación adecuada al entorno, simple fanfarronería... y así un largo etcétera. ¿Su efecto? Depende del motivo, pero siempre lleva al mismo golpe de gracia: la limitación cultural.
Es como una dictadura, donde la represión se ejerce sobre uno mismo y, si la arrogancia es lo suficientemente fuerte como para permitirlo, sobre los demás. Esto último ocurre cuando la cultura se usa para subestimar, ya sea porque el interlocutor desconozca un determinado tema o porque tiene una opinión diferente al respecto. ¿No te has tropezado alguna vez con alguna persona de este tipo? Seguramente sí, y si no lo has hecho aún te pierdes una experiencia muy surrealista (jeje).
Por otra parte, esta tendencia puede hacer que más de un artista inseguro de su talento desista antes de comenzar su trayectoria. Sería bastante deprimente pensar cuántas buenas obras se han perdido... Así que si tú eres uno de ellos ponte en marcha, porque todos tenemos nuestro público. El no ya lo tienes, ¡consigue el !
Antes de determinar si un determinado artista es el mejor de todos (una distinción que a mi parecer es demasiado alta como para ser real) amplia tus horizontes conociendo más obras de ese artista, investigando las de sus coetaneos, sus antecesores y sus sucesores, quizás así logres una perspectiva complemetaria o contrapuesta que enriquezca esa afirmación o haga que te la replantees.
El Universo es infinito; no lo reduzcas a la Via Láctea.