¡Bienvenidos!

¡Bienvenido/a a mi blog!

Espero que disfrutes de tu visita y que regreses pronto.

¡Gracias!

martes, 28 de octubre de 2014

El trabajo de pensar

El público tiene doce años, esta era -y quizás siga siendo- la máxima de unos estudios de cine de Hollywood. No es difícil imaginar lo que significa...
Me ha venido a la mente en aquellas ocasiones en las que algunas personas, ya sea con buena intención o por simple vanidad, afirman que a los espectadores, lectores, oyentes y un largo etcéterea que agrupamos con la palabra público hay que darselo todo masticado, licuado, triturado y diseccionado en sus componentes más esenciales. ¿Por qué? Porque intuir, captar, observar, admirar y otras acciones que conducen al pensamiento son una tarea demasiado compleja para la mayoría de las personas.
Supongo que no soy la única que se pregunta adónde nos lleva esta amputación voluntaria e inquietantemente placentera. La respuesta no tarda en venir a nosotros... Porque en la teoria lo que diferencia a los seres humanos de los animales es la capacidad de raciocinio, aunque en la práctica... ¿Me sigues?
Con todo esto pretendo... No sé muy bien lo que pretendo, pero lo que quiero es dejar claro que existen personas que les gusta usar la materia gris, que le gusta formarse sus propias ideas sobre lo que sus sentidos perciben, que les encanta las insinuaciones, los bucles, los descubrimientos y los juegos de imágenes, palabras, sonidos... Las personas que quieren ejercer un derecho y a la vez una obligación fundamental: el trabajo de pensar.
Me despido hasta una próxima ocasión con una frase que lo dice todo por sí sola:

Quien no quiere pensar es un fanático; quien no puede pensar, es un idiota; quien no osa pensar es un cobarde. 
Sir Francis Bacon, Filósofo y estadista británico (1561-1626). 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.