¡Bienvenidos!

¡Bienvenido/a a mi blog!

Espero que disfrutes de tu visita y que regreses pronto.

¡Gracias!

miércoles, 27 de mayo de 2015

Preguntas y afirmaciones que no deberían hacerse a los escritores

¿No tienes nada mejor que hacer?

Lo mismo se le puede preguntar a cualquier persona que tenga aficiones. ¿Acaso la gente se mete con alguien que juega partidos de fútbol, camina por la playa o pinta cuadros para su casa? Pues es lo mismo. Cada uno hace con su tiempo lo que mejor le parezca.

Te vas a morir de hambre.

Si alguien pretende hacerse rico con el primer libro que publica tiene muchas posibilidades de que le ocurra eso si no tiene un colchón económico donde recuperarse de la caída. Siendo realistas, poquísimas personas pueden vivir de su creatividad desde el momento en el que se dan a conocer. Por tanto, conviene recordar que la constancia y el optimismo son excelentes aliados para conseguir ese objetivo y mantenerse en él. Sin embargo, también es bueno tener presente que lo primero en la escala de prioridades es disfrutar de lo que se hace, porque hacerlo solo por dinero termina por convertirlo todo en un terrible suplicio.

Debes ser un tío/a raro/a.

Se podría pensar lo mismo de quien lo dice. Al fin y al cabo todos somos raros a nuestra manera. Aún así debería especificar qué es lo que le hace pensar que un escritor/a es raro/a... ¿Que dedique tiempo a estar delante de un ordenador o un cuaderno para plasmar lo que la inspiración le susurra? ¿Que le guste pasar un rato entre libros de vez en cuando? ¿O es otra razón? Sea como sea, la única conclusión que saco del tono peyorativo con que se dice esta frase viene de la falta de tolerancia hacia lo que no es habitual en la vida de quien lo dice.

Debes saber de todo.

Somos como cualquier otra persona; hay cosas que conocemos y cosas que ignoramos. Lo que resulta llamativo es el tono con que se hace ese extraño halago, a veces desafiante, a veces burlón... y a veces de como si hubiesen descubierto América.

Deberías escribir sobre tu tierra.

Es una cuestión que no se sabe digerir cuando uno no comprende lo que quiere decir quien afirma esto. ¿Cuál es mi tierra? ¿La región donde nací? ¿El lugar donde vivo? ¿El territorio donde me gustaría estar?... Aún habiendo respondido a estas preguntas surge otra... ¿Eso me obliga a hablar de ella constantemente? Lo dudo. La musa no debe ser constreñida por nacionalismos trasnochados.

¿Por qué no haces uno de esos bestsellers que están saliendo?

Hay cuatro razones para ello. La primera es que puede que el bestsellers del momento no sea de mi estilo o lo que quiero narrar. La segunda es que la cuestión no está tanto en escribirlo como en que te lo publiquen o que la autopublicación sea un éxito. La tercera es que los bestsellers suelen ser libros que van por modas, y las modas son fugaces y superfluas. La cuarta es que quien hace esta pregunta debería ampliar horizontes a la hora de leer.

Escribir lo hace cualquiera. No tiene nada de especial.

¿En serio? ¿Cualquiera emplea decenas de horas de su tiempo en captar ideas, seleccionar las que les parece mejores, desarrollarlas con un estilo determinado, corregir ese desarrollo y darle su forma definitiva para después ser leído? Lo dudo mucho, y más teniendo en cuenta que quien hace esa afirmación suele ser una persona que no se caracteriza precisamente por tener sensibilidad artística y una voluntad firme.

Siendo escritor/a deberías conocer al dedillo las intenciones de la gente.

Somos escritores, no adivinos. El hecho de que demos vida a personajes no significa que nos pasemos el día analizando a las personas de carne y hueso como si fueran bacterias bajo un microscopio. Es absurdo... además de inquietante.

Estas son mis respuestas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.