¡Bienvenidos!

¡Bienvenido/a a mi blog!

Espero que disfrutes de tu visita y que regreses pronto.

¡Gracias!

domingo, 18 de octubre de 2015

El espejo en el que me reflejas (1º parte)

A raiz de la última presentación que hice el pasado día 9 tuve la oportunidad de rememorar algunas comparaciones que se han hecho entre mi escritura y la de otros literatos. Lo curioso de todo esto es que casi siempre lo hacen con escritores que no había leído con anterioridad o solo de una manera muy esporádica.
Rosa María Cajal, Roberto Bolaño, Italo Calvino, Gustavo Adolfo Bécquer, Luigi Pirandello, Espido Freire... Son solo algunos de los nombres citados en esas conversaciones al calor de un café literario, y siempre me surge la misma pregunta: ¿cómo puede ser posible?
Las semejanzas se encuentran en las lecturas que cada uno hace, podrías decirme. A esto yo te respondería que tienes razón, y que además esto nos lleva a la siguiente conclusión: no hay ni un solo tema que no haya sido tocado por el ser humano a lo largo de la Historia, pero sí perspectivas que no han sido expuestas. Aunque el mundo sea muy viejo, todavía queda mucho por descubrir.
¿No te suena esto a algo parecido a los vasos comunicantes?  Un escritor recibe la influencia de otro a través de sus libros; éste a su vez de otro y así sucesivamente. En otras palabras, todos partimos de unos mismos origenes y nos movemos a favor o en contra de sus corrientes dependiendo del impacto que hayan tenido en nosotros.
Dudo que aquella presentación sea la última ocasión en la que me hablen de estos singulares paralelismos o de otros nuevos. Aún así no deja de sorprenderme las sutíles relaciones entre las creaciones de artistas que entre ellos se conocen poco o nada.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.