¡Bienvenidos!

¡Bienvenido/a a mi blog!

Espero que disfrutes de tu visita y que regreses pronto.

¡Gracias!

domingo, 29 de noviembre de 2015

Peculiaridades de una escritora no tan novel

¿Por qué decidiste ser escritora?

No fue un plan trazado, sino más bien algo que se forjó poco a poco. Siempre fui muy imaginativa y el medio con el que mejor lograba expresarme era la escritura. Me gustaba escribir las cosas que me ocurrían como si fuesen hechos en la vida de otra persona. Después pasé a crear historias más alejadas de mí pero más universales. Poco a poco me fui adentrando en otros géneros y a experimentar con las normas establecidas sobre la literatura. 
Cuando vi que lo que me hacía disfrutar tenía calidad me planteé la posibilidad de publicarlo. No fue algo que pasara de la noche a la mañana, sino que fue algo meditado -y fantaseado- durante años porque no me sentía preparada para enfrentar las reacciones que pudieran generar mis escritos. Con el paso de los años fui ganando seguridad en mí misma y en mi obra. Me lancé sin pensarlo un segundo más. El resto es historia.

¿Cómo es tu manera de trabajar?

Apunto todas las ideas que me vienen a la cabeza en una libreta o en el ordenador. Siempre hay una que cobra más fuerza que las demás porque veo con toda claridad el principio, el nudo y el desenlace de la historia. La escribo, la corrijo y la dejo guardada durante un tiempo. Cuando apenas me acuerdo de su desarrollo la leo nuevamente, ya que puedo verlo desde la perspectiva del lector. Hago las correcciones que necesite y una revisión global. Si quedo contenta con el resultado la doy por terminada. 

¿Te has sentido condicionada a la hora de escribir o de publicar?

No, en ningún sentido. Siempre hay sugerencias y críticas al respecto, pero se debe dar prioridad a lo que uno/a considera necesario que se plasme en negro sobre blanco. La primera persona que tiene que entretenerse, sorprenderse y emocionarse con un libro es su propio autor.

¿Qué es lo que más te gusta del oficio de escritor? ¿Y lo que menos?

Me encanta imaginar historias y escribirlas. Es un proceso mágico que sigo disfrutando como el primer día.
Lo que más apuro me da son los eventos como las presentaciones de mis libros o las entrevistas en los medios de comunicación, porque soy muy tímida y a veces me atranco. Con todo, he aprendido a relajarse para poder expresarme en esas circunstancias y vivir momentos inolvidables con los lectores.

¿Cuál ha sido la experiencia más gratificante? ¿Y cuál ha sido la más complicada?

La experiencia más gratificante siempre la he encontrado cuando alguien que ha leído mis textos afirma que le han emocionado o le han hecho pensar. Eso me demuestra que he conseguido una de las finalidades de mi trabajo.
Un hecho al que no me acostumbro por mucho que lo haya padecido es la absurda y feroz competencia que siempre inician los artistas con un ego desmedido y muy poca sensibilidad, ya sea con alguien de su mismo nivel o con otras personas que solo quieren mostrar sus creaciones sin perjudicar a los demás.

¿Qué consejo darías a las personas que quieran iniciarse como escritores?

Les daría varias recomendaciones:
- No tengan miedo a la hoja en blanco. Mírenla como una magnifica vía para plasmar las historias que se les pase por la cabeza.
- Nunca se avergüencen de quienes son. El talento no se mide por un título, ni por un puesto, ni por unos contactos, sino por la disciplina, la constancia y la iniciativa que se tenga.  
- Nunca olviden registrar sus manuscritos antes de entregárselos a alguien para que los lea o de publicarlos en Internet. Pueden hacerlo en su oficina de Propiedad Intelectual más cercana o una web fiable dedicada a esos trámites.
- No tengan prejuicios hacia la autopublicación. Es una excelente manera de conocer el proceso editorial de primera mano y de tomar confianza en sus textos.
- Cuando contacten con una editorial o un agente literario averigüen las opiniones de otros escritores que hayan trabajado con ellos y lean detenidamente el contrato que les envíen. Si no están completamente seguros, no firmen.
- Tomen el oficio de escritor como cualquier otra profesión, es decir, cumplan los plazos y los horarios acordados, acudan a las citas puntualmente, presenten sus obras de una manera limpia y ordenada y formen parte de manera activa de la publicación de sus libros.
-  Disfruten de todo lo bueno que les dé la literatura. Es la recompensa a su arduo trabajo. 


domingo, 22 de noviembre de 2015

Singularidades de una escritora bloguera

¿Por qué decidiste crear un blog?

La idea surgió cuando me sentí preparada para compartir mis escritos y recibir las críticas que éstos pudieran recibir. Por otra parte quería exteriorizar mis opiniones sobre el oficio de escritor y todo lo que le rodea, ya que no conocía a nadie con quien pudiera compartirlas.

¿Pros y contras de una bloguera literaria?

Lo bueno es compartir tus inquietudes sin que exista limitaciones como los turnos de tiempo o la escasez de audiencia. Además, puedes conocer personas muy interesantes que te ofrecen excelentes oportunidades para crecer como escritor.
Lo malo es tropezarse con gente que solo hacen críticas destructivas basadas únicamente en una envidia muy insana o en una malicia simple surgida del exceso de tiempo libre. Sin embargo, estos desencuentros sirven para fortalecerse como profesional y saber encarar los contratiempos a la hora de publicar.

¿Cómo distribuyes el tiempo para escribir tus textos y compartir posts?

Tanto unos como otros son escritos en los momentos que le puedo quitar al día a día, si bien los posts son creados cuando siento la necesidad de expresarme sobre algún tema mientras que los textos son escritos todos los días.
La constancia y la disciplina son dos de las patas que sustentan el éxito y los manuscritos son la pieza clave del blog de un escritor.

¿Qué ofrece un blog a diferencia de otros medios de difusión como un canal de vídeos o de grabaciones?

Un blog no necesita muchos medios para sacarlo adelante y mantenerlo. Es un medio ideal para personas que no disponen de tiempo, lugar e instrumentos para grabar y editar lo grabado pero quieren compartir sus ideas y sus obras. Además, es una plataforma perfecta para los que disfrutan más escribiendo que hablando a una cámara o a un micrófono.

¿Cuál es el mejor recuerdo que tienes desde que te diste a conocer?

No podría elegir solo uno, pero el más reciente fue la asistencia a mi última charla de una niña de 12 años que le encanta escribir cuentos sobre las relaciones humanas e ilustrarlos con dibujos Manga y me pidió consejos para desarrollar más sus capacidades literarias. Hechos como este demuestran que todo el trabajo duro que he hecho hasta la actualidad ha valido la pena y la alegría. 

¿Qué aconsejarías a otros escritores que se inicien como blogueros?

Les recomendaría hacer lo siguiente:
- Asegúrense de registrar sus manuscritos, ya sea en la oficina de Propiedad Intelectual más cercana o en alguna web fiable dedicada a ello. 
- Escuchen primero sus necesidades profesionales y después los consejos de personas expertas o con mucha experiencia si lo necesitan. Eso determinará el tipo de plataforma en la que quieran desarrollarse y el enfoque que deseen darle sin que haya arrepentimientos con posterioridad.
- Complementen la promoción del blog con el uso de redes sociales. Esto hará una simbiosis que les permitirá llegar a más público. No hace falta estar en todas; con dos que sean muy populares y se adapten a sus objetivos basta.
- No se tomen las críticas como algo personal. Si lo hacen pueden verse abrumados sin necesidad alguna. Recuerden que esto funciona como cualquier otro aspecto de la vida.
- Escriban lo que les gustaría encontrar en un blog del mismo estilo que el suyo y disfruten del viaje. Nunca se sabe adónde les conducirá...

martes, 10 de noviembre de 2015

¡No te lo pierdas!



Jueves 12 de noviembre, a las 20:00 h.
Librería Lemus 
Av. Trinidad, 55-57.
San Cristobal de La Laguna (Tenerife, España)


lunes, 9 de noviembre de 2015

Lo que sé de Françoise Sagan

A algunas personas no le sonará de nada este nombre, otras lo relacionarán con una lectura curiosa y unas terceras les vendrá a la mente unas novelas frívolas para pasar el tiempo.
La casualidad hizo que me acercara a la obra de Françoise Sagan (Francia, 1935-2004), si bien ya había oído hablar de ella por las entrevistas que realizó en los últimos años de su vida. Al leerla descubrí que esos prejuicios que existen sobre el calado de sus historias y su talento para narrarlas no tienen base alguna. ¿Por qué? Porque el analisis psicológico de sus personajes es bastante parecido al de escritores como Anton Chejov o Katherine Mansfield, los cuales se consideran más respetables. Además, Sagan sigue esa máxima tan manida de "escribe sobre lo que conoces", ya que ella venía de una familia acomodada del sur de Francia. Por estos motivos y otros que he encontrado después de haber leído Buenos días, tristeza (1954), Con cierta sonrisa (1956), Dentro de un mes, dentro de un año (1957), ¿Le gusta Brahms? (1959), Un poco de sol sobre el agua fría (1970), Moratones en el alma (1973) y Un perfil perdido (1974) me parece un juicio demasiado rápido afirmar que es una escritora para snobs o para distraerse en unas vacaciones aburridas.
De todos los libros que me nombrado el que más recomiendo es Un poco de sol sobre el agua fría. Es una historia que comienza de una manera un tanto convencional, pero a medida que se desarrolla se ve cuestionada la veracidad de esa convencionalidad y da paso a una reflexión sobre la vida en pareja y el dilema entre la zona de confort o la oportunidad de aventurarse a nuevos caminos.


jueves, 5 de noviembre de 2015

Literatura y cine (I): Sostiene Pereira



Leí este libro hace varios años. Recuerdo que me enganchó desde el principio hasta el final por la dinámica de su narración y la sólida estructura de sus personajes, sobre todo el entrañable protagonista de esta historia sobre dudas, añoranzas y nuevos comienzos.
Pude ver película completa hace tan solo una semana. No desmerece al libro, ni tan siquiera en su encanto. Las diferencias son tan escasas y sutiles que no afecta al desarrollo de la trama. Como curiosidad cabe destacar que fue una de las últimas películas de Marcello Mastroianni.
Tanto el libro como la película son dos grandes obras por sí mismas. Recomiendo leer el primero y ver la segunda si se quiere vivir una de esas historias que se consideran eternas por los temas que trata.