¡Bienvenidos!

¡Bienvenido/a a mi blog!

Espero que disfrutes de tu visita y que regreses pronto.

¡Gracias!

domingo, 29 de noviembre de 2015

Peculiaridades de una escritora no tan novel

¿Por qué decidiste ser escritora?

No fue un plan trazado, sino más bien algo que se forjó poco a poco. Siempre fui muy imaginativa y el medio con el que mejor lograba expresarme era la escritura. Me gustaba escribir las cosas que me ocurrían como si fuesen hechos en la vida de otra persona. Después pasé a crear historias más alejadas de mí pero más universales. Poco a poco me fui adentrando en otros géneros y a experimentar con las normas establecidas sobre la literatura. 
Cuando vi que lo que me hacía disfrutar tenía calidad me planteé la posibilidad de publicarlo. No fue algo que pasara de la noche a la mañana, sino que fue algo meditado -y fantaseado- durante años porque no me sentía preparada para enfrentar las reacciones que pudieran generar mis escritos. Con el paso de los años fui ganando seguridad en mí misma y en mi obra. Me lancé sin pensarlo un segundo más. El resto es historia.

¿Cómo es tu manera de trabajar?

Apunto todas las ideas que me vienen a la cabeza en una libreta o en el ordenador. Siempre hay una que cobra más fuerza que las demás porque veo con toda claridad el principio, el nudo y el desenlace de la historia. La escribo, la corrijo y la dejo guardada durante un tiempo. Cuando apenas me acuerdo de su desarrollo la leo nuevamente, ya que puedo verlo desde la perspectiva del lector. Hago las correcciones que necesite y una revisión global. Si quedo contenta con el resultado la doy por terminada. 

¿Te has sentido condicionada a la hora de escribir o de publicar?

No, en ningún sentido. Siempre hay sugerencias y críticas al respecto, pero se debe dar prioridad a lo que uno/a considera necesario que se plasme en negro sobre blanco. La primera persona que tiene que entretenerse, sorprenderse y emocionarse con un libro es su propio autor.

¿Qué es lo que más te gusta del oficio de escritor? ¿Y lo que menos?

Me encanta imaginar historias y escribirlas. Es un proceso mágico que sigo disfrutando como el primer día.
Lo que más apuro me da son los eventos como las presentaciones de mis libros o las entrevistas en los medios de comunicación, porque soy muy tímida y a veces me atranco. Con todo, he aprendido a relajarse para poder expresarme en esas circunstancias y vivir momentos inolvidables con los lectores.

¿Cuál ha sido la experiencia más gratificante? ¿Y cuál ha sido la más complicada?

La experiencia más gratificante siempre la he encontrado cuando alguien que ha leído mis textos afirma que le han emocionado o le han hecho pensar. Eso me demuestra que he conseguido una de las finalidades de mi trabajo.
Un hecho al que no me acostumbro por mucho que lo haya padecido es la absurda y feroz competencia que siempre inician los artistas con un ego desmedido y muy poca sensibilidad, ya sea con alguien de su mismo nivel o con otras personas que solo quieren mostrar sus creaciones sin perjudicar a los demás.

¿Qué consejo darías a las personas que quieran iniciarse como escritores?

Les daría varias recomendaciones:
- No tengan miedo a la hoja en blanco. Mírenla como una magnifica vía para plasmar las historias que se les pase por la cabeza.
- Nunca se avergüencen de quienes son. El talento no se mide por un título, ni por un puesto, ni por unos contactos, sino por la disciplina, la constancia y la iniciativa que se tenga.  
- Nunca olviden registrar sus manuscritos antes de entregárselos a alguien para que los lea o de publicarlos en Internet. Pueden hacerlo en su oficina de Propiedad Intelectual más cercana o una web fiable dedicada a esos trámites.
- No tengan prejuicios hacia la autopublicación. Es una excelente manera de conocer el proceso editorial de primera mano y de tomar confianza en sus textos.
- Cuando contacten con una editorial o un agente literario averigüen las opiniones de otros escritores que hayan trabajado con ellos y lean detenidamente el contrato que les envíen. Si no están completamente seguros, no firmen.
- Tomen el oficio de escritor como cualquier otra profesión, es decir, cumplan los plazos y los horarios acordados, acudan a las citas puntualmente, presenten sus obras de una manera limpia y ordenada y formen parte de manera activa de la publicación de sus libros.
-  Disfruten de todo lo bueno que les dé la literatura. Es la recompensa a su arduo trabajo. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.