¡Bienvenidos!

¡Bienvenido/a a mi blog!

Espero que disfrutes de tu visita y que regreses pronto.

¡Gracias!

miércoles, 30 de diciembre de 2015

domingo, 27 de diciembre de 2015

¡No te lo pierdas!



29 de diciembre de 2015
19:00 h.
Biblioteca Municipal Central (TEA)
C/ Fuente Morales, S/N.
Santa Cruz de Tenerife

jueves, 17 de diciembre de 2015

Causa y efecto: Las nieves del Kilimanjaro



 ¿Qué andabas buscando, Hemingway, en este cuento contenedor de mil embriones por relatar?, era una de las preguntas formuladas por un lector en su reseña publicada en la web Sopa de Letras. Tenía muy buenas razones para hacerla, ya que este cuento es como una mecha que enciende la chispa de la imaginación al insinuar más que enseñar la psicología del protagonista y su relación con el resto de los personajes. Hay tantas historias en este cuento como personas en el planeta Tierra.


De todas las posibilidades existentes hubo una que fue llevada al cine de una forma magistral:

Primera parte


Segunda parte



Después de leer el cuento y ver la película se puede tener la impresión de una simbiosis entre ambas obras debido a la calidad de cada una de ellas, formando así una unión como la de un arco y una flecha que éste lanza hacia una diana: el lector/espectador que las contempla.

domingo, 13 de diciembre de 2015

Gusto por la inmovilidad

"Me gusta más lo que hacías antes", "ahora tu trabajo no es tan bueno/atractivo/original como los anteriores",  "¿por qué no vuelves a ser como antes?". Estas frases pueden provocar diversas reacciones, como fastidio, apatía, resignación o incluso contrariedad, pero la causa siempre es la misma: la inseguridad ante lo nuevo.
¿Qué tendrá la rutina que tiene el poder de conseguir que creamos que en ella encontramos el bienestar que tanto anhelamos y no cuestionemos si es buena o mala para nosotros? Aventuremos una respuesta: la comodidad. Contradiciendo la propia naturaleza del ser humano, muchas personas buscan que el mundo de su alrededor se adapte a su forma de verlo o que permanezca tal cual lo conoció, lo que hace que de vez en cuando sufran pequeños contratiempos -o grandes crisis, dependiendo del grado de susceptibilidad- tan chocantes como inútiles. 
Pensemos en otra posibilidad: el exceso de arraigo. Se ha interiorizado tanto algo que cuando viene otra cosa se rechaza de manera automática, aunque provenga del mismo origen. La consecuencia de esta reacción es la misma que en la respuesta anterior, con la diferencia de que su duración puede ser breve. Una vez se da el paso de probar lo nuevo se va rebajando el grado de apego y disfrutando más del progreso propio y ajeno, ya que todo en la vida es un cambio constante, fruto de una evolución que empieza sin que se sepa cómo acabará el viaje, una cualidad que lo hace bastante atrayente.
¿A qué conclusión llegamos? A que uno de los mayores placeres que podemos sentir es quitarse el gusto por la inmovilidad. 
¡Anímate! Quizás encuentres en lo que hoy rechazas una nueva inspiración para vivir tu vida en el mañana.


martes, 8 de diciembre de 2015

¡No te lo pierdas!

III Encuentro de Cita de Letras


11 de diciembre de 2015
20: 30 h. 
El Libro en Blanco
C/ Juan Pablo II, 35.
Santa Cruz de Tenerife

domingo, 6 de diciembre de 2015

Un lustro de letras en el aire

Hoy hace cinco años que decidí darme a conocer. Con ilusión y esfuerzo conseguí dar contigo y compartir juntos reflexiones, acontecimientos y experiencias que componen mi vida literaria -y probablemente la tuya-. 
Quiero darte las gracias por estar ahí y espero que sigas a mi lado por muchos años más. 
Asimismo, en un día tan especial como hoy quiero agradecer a todas las personas que he conocido en este lustro la confianza que me han dado, el apoyo que he recibido y las lecciones que me han enseñado. Sin ellos no hubiera evolucionado profesionalmente como escritora. 
Hace unos días descubrí una cita de Gregory Peck con la que me sentí identificada desde el primer instante:

En el fondo, creo que alargué la mano hacia aquel público, tratando de establecer un contacto con él, intentando ganarme su amistad para contarle una historia: la que a mí me apeteciese.

Estas palabras resumen a la perfección lo que he querido hacer desde que un lejano día tomé una libreta y un lápiz y empecé a escribir lo que imaginaba, descubriendo así un gran placer que no ha mermado con el paso del tiempo y el cambio de las circunstancias, y que además me ha llevado a vivir estos cinco años de publicaciones, colaboraciones y grandes momentos vívidos con los lectores y otros artistas. 
Con el deseo y la voluntad de seguir adelante con mis próximos proyectos, me embarco en lo que espero sea una nueva etapa en mi trayectoria. 
¡Gracias!