¡Bienvenidos!

¡Bienvenido/a a mi blog!

Espero que disfrutes de tu visita y que regreses pronto.

¡Gracias!

miércoles, 20 de enero de 2016

Creación, difusión y finanzas

Aunque nos encontremos en la era digital, donde podemos interactuar más y llevar a cabo nuestros proyectos con más rapidez y eficacia, muchos siguen prefiriendo el modo tradicional para publicar lo que crean, y es ahí donde continúan interviniendo los intermediadores culturales (editoriales, galerías de arte, productoras musicales o cinematográficas, etc.).
En relación al área literaria, la relación escritor-editor puede convertirse en una bomba atómica por muchas causas, como el sacrificio de la opinión del primero en pos de una supuesta mejor publicidad o el reparto desigual de los beneficios obtenidos por las tiradas. Esto último puede verse más claro en el siguiente post:


Resulta paradójico que quien más aporta a la publicación del libro sea siempre quien menos recibe. ¿Soluciones para este problema? Todos las conocen, pero pocos se atreven a ponerlas en práctica. ¿Por qué? Porque aún sigue extendida esa idea de que la autopublicación, tanto analógica como digital, es un  acto supremo de vanidad y hace más bonito que en la portada esté el logotipo de una editorial, aunque el funcionamiento de ésta sea más de una imprenta que de una editorial propiamente dicha y su reputación sea dudosa. Por otro lado, en la mayoría de los casos se debe dar por descontado que, a menos que sea un artista consagrado o un bestseller, es el propio autor quien debe movilizar la distribución y la promoción de su libro utilizando sus propios recursos, sean abundantes o escasos. 
Con este panorama tan real para muchos escritores, ¿merece la pena publicar? Depende del orden de las prioridades. Si te encanta el proceso creativo pero detestas batallar para sacar a la luz el proyecto, definitivamente no. Si disfrutas de cada paso aunque te tropieces con muchos escollos en el camino, hazlo; no tienes nada que temer. 
Seas como seas, nunca olvides lo más importante: 

Pueden impedirte ser un autor publicado, pero nadie puede impedirte ser escritor. Para ser escritor solo necesitas escribir.

Katherine Neville (escritora estadounidense, 1954)


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.