¡Bienvenidos!

¡Bienvenido/a a mi blog!

Espero que disfrutes de tu visita y que regreses pronto.

¡Gracias!

martes, 19 de enero de 2016

Creación, fiscalidad y pensiones

El Gobierno de España ha levantado ampollas en el sector de la Cultura por decretar que el cobro de los derechos de autor es incompatible con la prestación por jubilación, lo que hace que muchos artistas mayores de 65 años (la edad de jubilación en España) se vean en el dilema de seguir publicando o renunciar a la pensión que tanto necesitan.



Este descalabro ha hecho que recuerde otros tantos provocados por el Estado dentro del mundo creativo. 
Desde que me di a conocer he visto, escuchado y vivido circunstancias que para algunos pueden ser indignantes y para otros simples anécdotas, pero que para los afectados es un gran obstáculo. Escritores que tienen que darse de alta como autónomos para cobrar sus royalties, pintores que deben pagar aranceles muy caros para exponer tanto dentro como fuera de Canarias, músicos que se les obliga a aportar una cuota bastante generosa a la Seguridad Social por cada concierto que hagan, y así un largo etcétera.
En lo que aquí nos compete he de decir que esto parece una estratagema para devaluar el trabajo intelectual y reducirlo a un simple pasatiempo, además de una forma muy mezquina de administrar el dinero de las arcas públicas a las que estos mismos escritores han contribuido durante décadas. ¿Cómo pueden aconsejar a la gente acercarse a la Cultura  mientras acorralan económicamente a los autores? ¿Cómo pueden llenarse la boca con las bondades del arte nacional mientras condenan a sus creadores a la miseria? No lo entiendo, aunque en los tiempos en que vivimos no resulta nada extraño.
Para los que aún no hemos cumplido los 50 años nos suena como una tormenta lejana, porque la mayoría ni siquiera sabemos si podremos vivir la senetud con tranquilidad. Para los que ya pasan del medio siglo es uno de las tantos corrosivos con los que se ven obligados a lidiar para conseguir sus metas.
Con todo, siempre existe una solución para todo si no se olvida lo más importante:

Pueden impedirte ser un autor publicado, pero nadie puede impedirte ser escritor. Para ser escritor solo necesitas escribir

Katherine Neville (escritora estadounidense, 1945)

Pareja de ancianos caminando (2000), de Eva Navarro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.