¡Bienvenidos!

¡Bienvenido/a a mi blog!

Espero que disfrutes de tu visita y que regreses pronto.

¡Gracias!

jueves, 11 de febrero de 2016

La soledad y su luz

La soledad es un ingrediente esencial en las primeras fases del proceso creativo. Esto no es solo aplicable a los escritores, sino también al resto del espectro artístico. Por muy sociable que se sea, hace falta estar solo/a consigo mismo/a para sacar lo que le ronda por la mente y por el corazón sin interferencias ni censuras que lo desvirtúen. En las fases posteriores, si se desea y se tiene posibilidad, se pueden contar con otras personas para que nos den su opinión o una guía para mejorar esos aspectos que no vemos por nosotros mismos y así dar el toque final a nuestra obra (en caso de no poder ser así siempre existe la "maceración": dejar el texto guardado hasta que ya apenas nos acordemos de él y lo podamos ver como un lector; entonces se podrá corregir y cerrarlo con un broche de oro. Tanto un procedimiento como el otro son igual de válidos).


¿Te resulta exagerada esta afirmación? Yo diría que no. ¿La razón? Esa paz es el anhelo de todo ser humano equilibrado, también del artista que disfruta de su trabajo y de un resultado fiel a la idea que lo inició. ¿Esto significa que una buena salud mental y creativa depende de la soledad? La respuesta está condicionada del estado psicológico del entorno.


¡Excelente afirmación! Se disfruta más de la vida cuando no se pierde tiempo ni energía en personas que no respetan nuestro espacio ni nos ayudan a avanzar. Existen muchas especies de fauna tóxica: los que usa a los demás como cubos de basura donde lanzar su porquería, los que invaden a otras con sus miedos y quejas, los que con su estrechez de miras desprecian a los que son diferentes a ellos, los que en su exaltada y egocéntrica fobia a ellos mismos invaden la intimidad de quienes se cruzan en su camino y un largo etcetera. En definitiva, gente que cree que machacando a otros se sentirán mejor, cuando en realidad lo que hacen es hundirse más y más en su lodazal de oscura miseria.
Cuando se eliminan estas personas de alrededor y se ve la soledad como una aliada para aclarar nuestros pensamientos, ordenar nuestros sentimientos y así tomar mejores decisiones desde un estado de auténtica calma, se llega fácilmente a esta conclusión:


Seas creativo/a o no, no le temas a la soledad. Mejor usa tus fuerzas para conseguir tus metas y, cuando sea necesario, defenderte de aquellos fanáticos que quieren arrebatarte la tranquilidad por el simple hecho de ser tú mismo/a.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.