¡Bienvenidos!

¡Bienvenido/a a mi blog!

Espero que disfrutes de tu visita y que regreses pronto.

¡Gracias!

domingo, 27 de marzo de 2016

Música que inspira (II): Dalida


 

Puede que no sea conocida en los países de habla no francesa, pero una vez que se escucha su característica voz, ésta se recuerda por mucho tiempo.
Dalida (Egipto, 1933 - Francia, 1987) era de esos interpretes capaces de transmitir los sentimientos que generan las letras y las melodías de las canciones que cantan, haciendo que el público que les escuche se estremezca en sus asientos y les aplauda con verdadero entusiasmo al acabar su actuación. Merece mucho la pena ver las grabaciones de sus actuaciones en directo.
Parlez-moi de lui, Je reviens te chercher, Je t'appelle encore, Les nuits sans toi, Avec le temps, Je suis malade, Il venait d'avoir 18 ans, Pour ne vivre pas seul, Plus loin que la Terre, Nous sommes tous morts à vingt ansIl pleut sur Bruxelles y Laissez-moi danser son magníficos ejemplos del talento de esta cantante que demostró que para ser verdaderamente grande en el mundo de la música hace falta ser mucho más que una cara bonita.


miércoles, 23 de marzo de 2016

Lienzos que inspiran (I): Giorgio de Chirico



En la vorágine de movimientos artísticos que tuvo lugar el siglo XX hubo uno que fue breve en el tiempo pero intenso por su impacto en estilos posteriores: la pintura metafísica. De todos los artistas que formaron parte de ella su mayor exponente es Giorgio de Chirico (Grecia, 1888 - Italia, 1978).
Sus obras destacan por reflejar composiciones con elementos dispares como esculturas griegas, maniquís de madera o trenes humeantes pero que en conjunto muestras escenerarios con un gran poder de magnetismo incluso para las personas más conservadoras en gustos artísticos. 
Aunque los críticos y los historiadores de arte que han escrito libros o artículos sobre Chirico afirmen que sus lienzos simbolizan momentos cruciales en la vida del pintor (¡qué casualidad!), su pintura nos invita a perdernos en sus paisajes, usando la imaginación para crear una historia que relacione entre sí a sus habitantes, provocando un estado profundo de tranquilidad o de agitación según la conexión que consiga con quien observe sus lienzos.
Como conclusión cabe mencionar las palabras del propio creador acerca de su obra:
Para hacerse realmente inmortal, una obra de arte debe escapar de todos los límites humanos: la lógica y el sentido común solo serán un obstáculo. Pero una vez que estas barreras se han roto, se entrará en los reinos de las visiones y los sueños de la niñez. Pinto lo que yo veo con mis ojos cerrados.

                                                                                          

domingo, 20 de marzo de 2016

Hooligans en Arcadia

¿Crees que el vandalismo solo es ejercido por personas de escaso nivel cultural y abundante irracionalidad? Siento decirte que no siempre es así.
En los últimos meses he encontrado en muchas redes sociales un auge bastante preocupante de comentarios que descalifican o insultan a personas que mantienen opiniones contrarias a la de los autores de esos posts respecto a obras de cierto calado en la Cultura. Comentarios como "esa tipa no tiene ni idea de lo que dice sobre En busca del tiempo perdido de Marcel Proust al decir que algunos de los tomos son un plomo" o "Fernando Pessoa es el mejor escritor de todos los tiempos; los demás sobran" demuestran que el fútbol no es la única actividad que sufre los estragos del falso incendio de las mentes sobrecalentadas (acertada definición dada al fanatismo por William Cowper, un escritor inglés del siglo XVIII).
Todo esto me hace reflexionar sobre una de las tantas búsquedas del imposible realizadas por el ser humano: lo absoluto, algo que dé esa seguridad fantasmal en medio de la sólida y estrepitosa incertidumbre. Es ahí donde empiezan la mayoría de las confrontaciones, en la incapacidad de aceptación y adaptación, en la falta de tolerancia hacia los demás y hacia nosotros mismos.  
No me parece sano ceñirse a una determinada idea y pretender que todo el mundo haga lo mismo, y menos bajo presión. Como dice una de esas tantas frases anónimas, la cabeza es redonda para que las ideas cambien de dirección.
Lo mejor que podemos hacer es tener una excelente relación con nuestras preferencias y mantener la cordialidad con las de los demás. La vida es demasiado breve como para desperdiciarla en odios, venganzas y rencores. 

Fotograma de la película Green Street Hooligans

miércoles, 9 de marzo de 2016

Lo que sé de Raymond Chandler

Seguramente los amantes del género negro sabrán quién es él, aunque nunca viene mal recordarlo de vez en cuando. ¿Por qué? Porque demostró que la novela policíaca no está reñida con la buena literatura.
En opinión de muchos, Raymond Chandler (EEUU, 1888-1959) es una figura clave de la época dorada de este género al crear a Philip Marlowe, un detective muy sarcástico pero con una peculiar sensibilidad que le hace buscar la verdad por muchos obstáculos que se presenten en su camino. Yo añadiría que además hacía personajes secundarios con un caracter tan vibrante como el del protagonista, diálogos ingeniosos y escenarios excelentemente construidos. 
He podido comprobar la fascinación que provoca Marlowe a través de El sueño eterno (1939), Adiós, muñeca (1940), La ventana alta (1942), La dama del lago (1943), La hermana pequeña (1949) y El largo adiós (1953).
De todos ellos recomendaría El largo adiós. La razón es que en esta novela Chandler muestra todo el potencial de su escritura con una trama muy atrayente en lo que nada es como se presenta en un principio y despliega todas las habilidades de Marlowe, haciendo que resulte encantador para todos los que lean sus andanzas.


martes, 1 de marzo de 2016

Literatura y cine (III): La muerte en Venecia



Estamos ante una novela corta que levantó muchas ampollas cuando vio la luz. ¿Por qué? Porque Thomas Mann narra una historia ambigua, que tiene más de un significado dependiendo de las concepciones que tenga cada lector sobre las relaciones humanas y las metas a conseguir durante nuestros años de existencia. Por este motivo algunas personas la califican como una novela sobre las ideas de Platón entorno a la belleza y otras la ven como una obra LGTB. Yo me inclino por definirla como la lucha entre lo que lo que se considera politicamente correcto -lo que la vida debe ser- y la verdad -lo que la vida es-.
La película es una maravilla aunque hay marcadas diferencias con el libro (como la profesión del protagonista o el destino de su familia). Cabe destacar que fue una de las últimas películas que dirigió Luchino Visconti, que gracias a este largometraje se popularizó la música de Gustav Mahler y que ganó varios premios, entre ellos cuatro BAFTA.
En este caso también recomiendo leer el libro y ver la película de manera independiente, sin hacer severas comparaciones entre ambos, ya que cada uno es una excelente obra artística por sí mismo.


Nota: ante la imposibilidad de subir la película completa te dejo los primeros minutos de la misma. 
Puedes conseguirla en videoclubs, centros comerciales o en la sección audiovisual de las bibliotecas.