¡Bienvenidos!

¡Bienvenido/a a mi blog!

Espero que disfrutes de tu visita y que regreses pronto.

¡Gracias!

domingo, 20 de marzo de 2016

Hooligans en Arcadia

¿Crees que el vandalismo solo es ejercido por personas de escaso nivel cultural y abundante irracionalidad? Siento decirte que no siempre es así.
En los últimos meses he encontrado en muchas redes sociales un auge bastante preocupante de comentarios que descalifican o insultan a personas que mantienen opiniones contrarias a la de los autores de esos posts respecto a obras de cierto calado en la Cultura. Comentarios como "esa tipa no tiene ni idea de lo que dice sobre En busca del tiempo perdido de Marcel Proust al decir que algunos de los tomos son un plomo" o "Fernando Pessoa es el mejor escritor de todos los tiempos; los demás sobran" demuestran que el fútbol no es la única actividad que sufre los estragos del falso incendio de las mentes sobrecalentadas (acertada definición dada al fanatismo por William Cowper, un escritor inglés del siglo XVIII).
Todo esto me hace reflexionar sobre una de las tantas búsquedas del imposible realizadas por el ser humano: lo absoluto, algo que dé esa seguridad fantasmal en medio de la sólida y estrepitosa incertidumbre. Es ahí donde empiezan la mayoría de las confrontaciones, en la incapacidad de aceptación y adaptación, en la falta de tolerancia hacia los demás y hacia nosotros mismos.  
No me parece sano ceñirse a una determinada idea y pretender que todo el mundo haga lo mismo, y menos bajo presión. Como dice una de esas tantas frases anónimas, la cabeza es redonda para que las ideas cambien de dirección.
Lo mejor que podemos hacer es tener una excelente relación con nuestras preferencias y mantener la cordialidad con las de los demás. La vida es demasiado breve como para desperdiciarla en odios, venganzas y rencores. 

Fotograma de la película Green Street Hooligans

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.