¡Bienvenidos!

¡Bienvenido/a a mi blog!

Espero que disfrutes de tu visita y que regreses pronto.

¡Gracias!

domingo, 17 de abril de 2016

Reflexiones de ayer y hoy: Jack London

Fragmento del cuento El inevitable hombre blanco.

Dígale a un hombre blanco que hay madreperla en una laguna infestada por diez mil hambrientos caníbales, y se dirigirá hacia allí con media docena de buzos kanakas y un reloj despertador por cronómetro, hacinados como sardinas en un amplio queche de cinco toneladas. Susurre que se ha descubierto oro en el Polo Norte, y esa inevitable criatura de piel blanca saldrá, inmediatamente, armada de pala y pico, una pieza de tocino y el último modelo de artesa. Déjele caer que hay diamantes en las más ardientes murallas del infierno, y el Señor Hombre Blanco provocará una tormenta sobre ellas y hará que el mismo a Satán trabaje a pico y pala. Ese es el resultado de ser estúpido e inevitable.

Jack London (EEUU, 1876-1916)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.