¡Bienvenidos!

¡Bienvenido/a a mi blog!

Espero que disfrutes de tu visita y que regreses pronto.

¡Gracias!

domingo, 29 de mayo de 2016

Reflexiones de ayer y hoy: Cora Coralina

Humildad

Señor, haga con que yo acepte
mi pobreza tal cual siempre fue.

Que no sienta lo que no tengo.
No lamente lo que podría tener,
lo que se perdió por caminos erróneos
y nunca más regresó.

Haga, Señor, que mi humildad
sea como la lluvia deseada,
que cae suave,
extensa noche oscura
en una tierra sedienta
y en un viejo tejado.

Que yo pueda agradecerle
mi angosta cama,
mis cositas pobres,
mi casa de tierra,
piedras y tablas apiladas.
Y siempre tener un haz de leña
debajo de mi fogón de tapia,
para prender, yo misma,
el alegre fuego de mi casa
en la mañana del nuevo día que comienza.


Cora Coralina (Brasil, 1889-1985)

martes, 24 de mayo de 2016

Literatura y cine (IV): El cartero siempre llama dos veces



Tanto los fans de Raymond Chandler como los seguidores del género negro en general encontrarán en este libro una historia llena de intriga escrita desde un punto de vista original y con una gran calidad literaria que va más allá de la resolución de una ecuación de hechos.
La mítica versión cinematográfica de 1946 se adapta al desarrollo del libro con bastante fidelidad, si bien hay ciertos detalles de los personajes -como los orígenes de Nick y Cora o los diálogos entre ésta y Frank- que le da una nueva dimensión sin perder la esencia de la acción.
Por separado o en conjunto, son dos obras que no dejan indiferente a nadie y que se recuerdan por mucho tiempo.

Para verla completa haz click aquí.

domingo, 22 de mayo de 2016

Reflexiones de ayer y hoy: Dulce María Loynaz

Quiéreme entera

Si me quieres, quiéreme entera,

no por zonas de luz o sombra...
Si me quieres, quiéreme negra
y blanca. Y gris, y verde, y rubia,
y morena...
Quiéreme día,
quiéreme noche...
¡Y madrugada en la ventana abierta!

Si me quieres, no me recortes:
¡Quiéreme toda... O no me quieras!


Dulce María Loynaz (Cuba, 1902-1997)

miércoles, 18 de mayo de 2016

Música que inspira (IV): Mina


 

Podría asegurar sin miedo a equivocarme que es una de las artistas más internacionales que ha dado Italia. En su día Louis Amstrong afirmó que era la mejor voz que había escuchado en una mujer blanca.
Mina (Italia, 1940) es de esos cantantes que muestran su pasión por la música en cada disco y actuación, manteniendo la misma ilusión que un debutante al grabar sus canciones o al subirse a un gran escenario.
Insieme, Non credereFiume azzuro, Il cielo en una stanza, Una casa in cima del mondo, Anche un uomo, Distanze, Se telefonando, Sono como tu mi vuoi, L'inmensità, Il uomo per meE poi... y Amor mio son de esas canciones que se escuchan una y otra vez con el mismo deleite que en la primera ocasión.


domingo, 15 de mayo de 2016

Reflexiones de ayer y hoy: James M. Cain

Fragmento de la novela El cartero siempre llama dos veces.

(...) Mira, Frank: nosotros no somos más que dos despojos. Aquella noche, Dios nos besó en la frente y nos dio todo lo que dos personas pueden tener en esta vida. Pero no éramos de la misma madera que los que pueden tenerlo. Teníamos todo ese amor y no supimos defenderlo. El amor es como un poderoso motor de avión, con el cual uno puede volar hasta lo más alto de la montaña; pero si ese motor, en lugar de colocarlo en un avión, lo pones en un Ford, lo despedaza en unos segundos. Y nosotros no somos más que eso, Frank: un par de Fords. Dios se estará riendo de nosotros desde allá arriba.

James M. Cain (EEUU, 1892-1977)

miércoles, 11 de mayo de 2016

Audiolibros, el secreto de los grandes lectores

En medio del debate entre el libro tradicional y el ebook existe un soporte del que casi nadie habla aunque halla estado ahí desde la invención del vinilo o la grabadora.
Al contrario de lo que puedan pensar los fans más radicales de la lectura, los audiolibros permiten conocer o redescubrir obras literarias sin forzar la vista (algo que agradecen las personas con problemas de visión) o mientras se realiza otra labor (por ejemplo, dibujar). Además, poseen el romanticismo del libro impreso (siempre y cuando la historia sea narrada por una voz humana agradable que sepa interpretar las entonaciones requeridas) y la practicidad del ebook (con la diferencia de que puedes almacenarlos en el móvil o en algún aparato que quepa en el bolsillo).
En muchos países se consideran un buen complemento al libro impreso, de hecho en algunas ocasiones son narrados por el propio autor, lo que le da un toque muy especial.
Como peculiaridad se pueden destacar los audiolibros basados en dramatizaciones de textos, como las antiguas radionovelas. La sensación que transmiten es bastante vívida si se realizan con buenos actores y efectos sonoros grabados con nitidez. ¿La razón de esto? Creo que ya todos sabemos que Loquendo no es un buen invento.
Puedes encontrar cualquier tipo de audiolibros en tu biblioteca más cercana en formato de CD o en internet (Youtube, Ivoox y páginas especializadas).
Recomiendo vivamente la página albalearning.com, donde podrás conocer decenas de autores de cualquier género narrados con voz humana y excelentemente grabadas.
Aquí te dejo algunos de mis favoritos fuera de Albalearning. Espero que te gusten tanto como a mí.
Aura, de Carlos Fuentes.
Historias, con Juan José Plans.
Papeles de Recienvenido, de Macedonio Fernández (narrado por María Belén Aguirre para la Biblioteca Haroldo Conti)
El retrato de Dorian Gray, de Oscar Wilde (de la serie "Mi novela favorita", presentada por Mario Vargas Llosa)
La señorita Cora, de Julio Cortázar (narrado por Franz Serrano).




domingo, 8 de mayo de 2016

Reflexiones de ayer y hoy: Julio Torri

Literatura

El novelista, en mangas de camisa, metió en la máquina de escribir una hoja de papel, la numeró, y se dispuso a relatar un abordaje de piratas. No conocía el mar y sin embargo iba a pintar los mares del sur, turbulentos y misteriosos; no había tratado en su vida más que a empleados sin prestigio romántico y a vecinos pacíficos y oscuros, pero tenía que decir ahora cómo son los piratas; oía gorjear a los jilgueros de su mujer, y poblaba en esos instantes de albatros y grandes aves marinas los cielos sombríos y empavorecedores.
La lucha que sostenía con editores rapaces y con un público indiferente se le antojó el abordaje; la miseria que amenazaba su hogar, el mar bravío. Y al describir las olas en que se mecían cadáveres y mástiles rotos, el mísero escritor pensó en su vida sin triunfo, gobernada por fuerzas sordas y fatales, y a pesar de todo fascinante, mágica, sobrenatural.

Julio Torri (Mexico, 1889-1970)

viernes, 6 de mayo de 2016

Advertencia para noveles

No te hagas escritor/a si...

...No sientes pasión por la literatura.

...No eres constante con tu escritura.

...Lo haces para hacerte el/la interesante o el/la intelectual.

...Solo lo haces para ganar concursos.

...No estás dispuesto/a a implicarte en el proceso editorial de tus libros.

...Te da miedo las reacciones de los lectores.

...Te obcecas con cualquier asunto. 

...Quieres que el éxito y el reconocimiento ocurran de la noche a la mañana.

...Te crees el último refresco del desierto.

...No sabes gestionar la frustración.

...No sabes moderar la alegría.

...No te tomas con humor los comentarios despectivos que puedas recibir al decir que eres escritor/a

...Siempre te dejas llevar por el "qué dirán".

...Detestas estar con otros artistas, sean escritores o no.

...No ves una carrera literaria en tu futuro a corto, medio y largo plazo.

La creatividad es un talento, 
por lo que necesita amor y trabajo para crecer.
Mimalo y te llevará lejos.




domingo, 1 de mayo de 2016

Reflexiones de ayer y hoy: Clarice Lispector

Fragmento del cuento La legión extranjera.

Yo quería que también él sintiese la gracia de su vida, así como a nosotros nos había sido reclamada; él, que era la alegría de otros y no de sí mismo. Que sintiese que era gratuito, ni siquiera necesario (...); que, nacido solamente para gloria de Dios, fuese alegría de los hombres. Pero desear que el pollito fuera feliz tan solo porque lo amábamos, era amar nuestro amor. (...), y que nuestro amor era de quien se complace en amar: me agitaba en la gracia del don de amar, campanas, campanas repicaban porque sabía adorar. Pero, cosa de terror, no de belleza, el pollito temblaba.

Clarice Lispector (Ucrania, 1920 - Brasil, 1977)