¡Bienvenidos!

¡Bienvenido/a a mi blog!

Espero que disfrutes de tu visita y que regreses pronto.

¡Gracias!

martes, 14 de junio de 2016

No quiero comprar tu libro

Todos los escritores (o al menos el 95%) nos hemos topado con todo tipo de excusas a la hora de promocionar nuestras obras en presentaciones, ferias y eventos similares.
Existen muchos pretextos para no comprar el libro que uno/a ha escrito con esfuerzo e ilusión, pero pasemos a revisar los más comunes.

Es muy caro.

Exceptuando algunos casos, el libro tiene el precio justo por la elaboración del texto, corrección, maquetación, diseño de portada e interiores, impresión, distribución y venta. Sin embargo, muchas personas no tienen en cuenta este proceso y pronuncian esta frase como si se hubieran librado de un timo. Esto se hace aún más incomprensible cuando estas personas llevan ropa de marca, joyas de más de una decena de kilates o móviles de alta gama.

Mejor lo leo en la biblioteca.

Es bastante parecida a la excusa anterior, con la diferencia de que suele usarla gente joven -y no tan joven- que suele estar en la biblioteca estudiando -o fingiendo hacerlo-. Aparece en personas engreídas y/o con el prejuicio de que el trabajo artístico es una tontería sin valor alguno. Su tono de superioridad al decir esta frase y la marca de su ordenador portátil y/o móvil hace que se despierte nuestra condescendencia o vergüenza ajena, según el grado de patetismo del individuo.

¿Por qué no me lo regalas?

Una pregunta que suele ser formulada con el cebo de la promoción/recomendación o simplemente porque la persona que lo pregunta/exige se cree el último refresco del desierto. Tanta arrogancia solo puede ser correspondida con una educada y fría respuesta: "no, cómpralo como los demás".

Eso lo puedo hacerlo yo con los ojos cerrados.

¡Qué atrevida es la ignorancia, sobre todo cuando se junta con la soberbia! En los tiempos que corren no se valora el tiempo, el esfuerzo y la preparación que requieren ciertas cosas en esta vida. A esto se suma la frustración que suelen sentir estos individuos por su existencia y que quieren hacérselo pagar a todo aquel que consideren inferior a ellos o que esté tranquilo y contento. Sigue sonriendo, que así se va con sus malos rollos a otra parte.

Lo compro la próxima semana o el próximo mes.

Resultar bastante curioso que esta excusa siempre se emplee en las ferias, ya que en éstas se hace un pequeño descuento a los libros y puedes llevártelos dedicados al momento. Hay que reconocer que algunos lo dicen de verdad y cumplen su "compromiso" en el tiempo "acordado", pero la mayoría quiere escurrir el bulto de la manera más elegante posible.

No te conozco (o si el libro fuera como los de tal o cual escritor te lo compraría).

¡Que le levante la mano el/la artista que no haya escuchado esto!... Bien... Quédense como están.
Como bien dijo un amigo músico, decir que no vas a un concierto porque no conoces al cantante o a la banda es como decir que no vas al cine porque no has visto antes la película que ponen.
Es una consecuencia del gusto por la inmovilidad, de no querer salir de lo que ya se sabe o de lo que se habla en el corro de amigos/vecinos/compañeros. ¿La solución? La paciencia; ya se renovarán cuando se decidan a hacerlo.

Eres de aquí; no tienes nada bueno que ofrecer.

Una patada en el hígado para los escritores locales -de cualquier parte del mundo-. Evidentemente no lo van a decir así, a las claras. Siempre lo hacen de manera disimulada, como exculpándose de decir algo que consideran una verdad incómoda y absoluta. Esto nos lleva al plomizo "nadie es profeta en su tierra" y al extraño complejo de inferioridad que existe en algunas regiones. No hace falta decir que el talento no entiende de esas fronteras que nos anteponemos los seres humanos, sino del entrenamiento que se le dé.

Con esto no quiero ofender a nadie, pero por experiencia propia puedo decir que quien de verdad no puede comprar un libro no dice nada y espera la oportunidad de hacerse con él. Algún día puede tener la suerte de toparse contigo en una presentación, en una feria o en algún evento similar y pedirte que le firmes su ejemplar. Se amable; ha hecho un gran esfuerzo para tenerte en su biblioteca. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.