¡Bienvenidos!

¡Bienvenido/a a mi blog!

Espero que disfrutes de tu visita y que regreses pronto.

¡Gracias!

domingo, 31 de julio de 2016

Reflexiones de ayer y hoy: Augusto Monterroso

Epitafio encontrado en el cementerio Monte Parnaso de San Blas, S.B.

Escribió un drama: dijeron que se creía Shakespeare;
Escribió una novela: dijeron que se creía Proust;
Escribió un cuento: dijeron que se creía Chejov;
Escribió una carta: dijeron que se creía Lord Chesterfield;
Escribió un diario: dijeron que se creía Pavese;
Escribió una despedida: dijeron que se creía Cervantes;
Dejó de escribir: dijeron que se creía Rimbaud;
Escribió un epitafio: dijeron que se creía difunto.

Augusto Monterroso (Honduras, 1921 - Mexico 2003)

viernes, 29 de julio de 2016

Música que inspira (VI): Phil Collins



Dotado de una voz muy característica que no necesita presentación después de escucharla por primera vez, Phil Collins (Reino Unido, 1951) es uno de los pocos artistas que ha logrado traspasar las barreras generacionales con un estilo propio dentro del desarrollo que ha tenido la música desde los años setenta hasta la actualidad. Además, en su amplio registro -que va desde la balada más sutil hasta el rock más enérgico- siempre hallarás alguna canción de tu gusto.
Un disco para recomendar es Hits (1998), donde puedes encontrar muchas de sus mejores composiciones, como Another day in Paradise, SussudioI wish I would rain down, Something happened on the way to Heaven o One more night.


domingo, 24 de julio de 2016

Reflexiones de ayer y hoy: Marie-Sabine Roger

Fragmento de la novela Tardes con Margueritte.


Margueritte dice que cultivarse es intentar subir a lo alto de una montaña. A día de hoy, entiendo mejor lo que eso significa. Cuando estás en el llano, crees que lo que ves y lo sabes todo del mundo: la pradera, la alfalfa y las bostas de vaca (el ejemplo es mío). Una buena mañana, coges la mochila y empiezas el ascenso. Cuanto más te alejas, más mengua lo que dejas atrás: las vacas se vuelven tan pequeñas como conejos, como hormigas, como cagarrutas de mosca. En cambio, el paisaje que descubres al subir parece cada vez mayor. Creías que el mundo terminaba en la colina de enfrente, ¡pues no! Detrás de ésa hay otra, y otra, y un a poco más arriba aún otra. Y luego todo está lleno de colinas. El llano en donde vivías tan tranquilo solo era un llano igual que muchos otros, ni siquiera el más grande. ¡De hecho era el agujero del culo del mundo! 

De camino te cruzas con algunas personas, sin embargo cuanto más te acercas a la cima menos gente hay ¡y más frío pasas! Es una manera de hablar. Una vez coronas la cumbre, te sientes contento y muy fuerte por haber llegado más arriba que los demás. Puedes mirar a lo lejos. Pero, al cabo de un momento, te das cuenta de un tontería: estás solo, sin nadie con quien hablar. Completamente solo y minúsculo.
Y desde la perspectiva de Dios, alabado sea, probablemente tampoco eres más grande que una puta cagarruta de mosca.

Cuando Margueritte me dice: "¿Sabe, Germain, que la cultura aísla?", seguro que piensa en eso.
Creo que tiene razón, ver siempre la vida desde abajo debe de producir una maldita modorra.
Moraleja, permaneceré a la mitad de la pendiente y contento si llego hasta allí.


Marie-Sabine Roger (Francia, 1957)

jueves, 21 de julio de 2016

El talento de los talentosos

Existe algo mucho más escaso, fino y raro que el talento. 
Es el talento de reconocer a los talentosos.
Elbert Hubbard (Escritor estadounidense, 1856-1915)

Se puede decir más alto pero no más claro. No, no mires para otro lado... Sabes de lo que estoy hablando.
No estoy diciendo nada nuevo cuando afirmo que la envidia es una enfermedad muy extendida, sobre todo en cierto tipo de personas que existen sin vivir y/o están llenas de complejos. Sin embargo, no dejo de preguntarme la razón de tanta desidia, tanta malicia... Tanta miseria moral. 
Lo fácil es destruir al que sentimos que nos hace sombra con palabras y gestos crueles disfrazados de críticas constructivas o escondiendo nuestro rostro en el anonimato de las habladurías y/o internet. Mejorarse a uno/a mismo/a es un camino que requiere demasiado esfuerzo; no todos tienen las ganas y/o las agallas para hacerlo. Sí, es mejor bajar a los demás al nivel de la incompetencia que se percibe en uno/a mismo/a, porque así no se siente tan mal con su propia vida. 
¿Tengo que decirte lo que siempre repiten? Sí... ¡Lo fácil no siempre es lo correcto!
¿También tengo que decir qué es lo correcto en este caso? Sí... ¡Supérate! 
Tu verdadero rival no está afuera; lo ves cada día en el espejo. 
¿Quieres salir del lodo y brillar? No lances basura al Universo. Elimínala de tu interior y céntrate en ser la mejor versión de ti mismo/a.
¿Aún así te gusta expandir tu amargura contra todo el mundo? Muy bien, pero no te quejes de que tu vida es un asco constante. La negatividad solo trae negatividad.

Duelo a garrotazos. Francisco de Goya (1823)

domingo, 17 de julio de 2016

Reflexiones de ayer y hoy: Idea Vilariño

Una vez

Soy mi padre y mi madre
soy mis hijos
y soy el mundo
soy la vida
y no soy nada
nadie
un pedazo animado
una visita
que no estuvo
que no estará después.


Estoy estando ahora
casi no sé más nada
como una vez estaban
otras cosas que fueron
como un cielo lejano
un mes
una semana
un día de verano
que otros días del mundo
disiparon.


Idea Vilariño (Uruguay, 1920-2009)

domingo, 10 de julio de 2016

Reflexiones de ayer y de hoy: M. Hernandra

Este tiempo me sirvió

Este tiempo me sirvió para aprender, que a veces, en cuestiones amorosas es mejor no esperar nada de nadie, porque hacerlo supone que puede que un día te defrauden, y es que me doy cuenta de que la gente miente, mienten sobre lo que quieren, sobre lo que sienten e incluso hasta de lo que hacen. Supongo que cada uno crece con sus ideales y tienen cada uno opción a hacer y deshacer como le plazca, pero me encontré en una época en la que el hombre finge buscar amor cuando quieren sexo y las mujeres fingen buscar sexo para encontrar el amor. Parece el mundo al revés pero esto es totalmente cierto. Y seguro que generalmente todavía hay quien busca el amor, pero también están los que prefieren disfrutar del momento y ni saben ni quieren saber nada sobre él.

Yo creo que las relaciones deberían basarse en cosas más simples, en encontrar alguien que para ti sea especial, y dar, porque en eso consiste el amor también, en dar más de lo que recibes, ser capaz de mirar por la otra persona a la hora de actuar, no pido que nadie muera o viva para mí, solo que desee compartir los momentos más importantes del camino a recorrer conmigo, que no haya nada de promesas que no se cumplan o de recibir excusas que en primer momento decían llamarse “miedo”. Pero sobre todo yo querría a alguien que sobre todo me mostrase su sinceridad, porque eso, eso es de lo que menos queda hoy en este mundo. A los que encontraron el amor rápido los felicito, muchos no saben la suerte que corren.

M. Hernandra (España, 1993)

martes, 5 de julio de 2016

Locales con encanto (III): Rincón del Lector



Escondida en el casco antiguo de Las Palmas de Gran Canaria, esta librería de viejo se suma con la Catedral de Santa Ana, el Museo Canario, la Casa de Colón, el CAAM o el Teatro Guiniguada a la lista de atractivos de este famoso barrio. En ella podemos encontrar cualquier tipo de libro, ya sea alguna vieja edición de un libro conocido o un verdadero hallazgo que espera ser desvelado por un nuevo lector. Además, pertenece a la cadena OSDAD (Obra Social de Acogida y Desarrollo), una asociación cuyo cometido es la ayuda a personas sin recursos.
Cabe destacar la gran disposición de los voluntarios que atienden este establecimiento, ya que tienen todos los artículos perfectamente organizados y procuran que cada cliente quede satisfecho con su compra.
Si algún día paseas por Vegueta no olvides visitar este rincón; es muy probable que te encuentres con una sorpresa muy agradable.

Rincón del Lector
C/ San Marcial, 3.
Las Palmas de Gran Canaria
España

domingo, 3 de julio de 2016

Reflexiones de ayer y hoy: Roy Galán

Haz que no parezca amor

Haz que no parezca amor.
Que es lo que se lleva ahora.
Duelen tantas tripas en nombre de la libertad.
Tú dices libre y yo digo cobarde.
Cobarde todo aquel que no es capaz de comprometerse con el instante.
Cobarde todo aquel que no esté presente cuando el otro está desnudo y vulnerable.
Cobarde todo aquel que puso un límite desde el principio.
Yo es que no quiero nada serio.
Como si no fuera lo suficientemente serio estar dentro físicamente de otro ser humano.
Yo es que no creo en las etiquetas.
Como si ponerle nombre a las cosas fuera algo malo.
Yo es que busco pasar el rato.
Como si la vida fuera para siempre.
Hay algo tan neurótico en nuestra manera actual de relacionarnos.
Tan irrespetuoso con la vida.
Tan impaciente.
Y queremos más: más picante, más gorda, más grandes, más altos, más guapas, más fuertes, más delgadas.
Nos aburrimos porque no nos soportamos a nosotros mismos.
Porque no queremos que nadie nos conozca.
Porque es más sencillo empezar de nuevo cada dos años vendiendo nuestra mejor cara.
Porque es mucho más sencillo follar que limpiar lo follado.
Porque tenemos miedo a que en el fondo seamos un auténtico fraude.
A que cuando el otro arañe un poco vea que no hay nada.
Nada serio.
Y aquí seguimos rascando, cambiando cromos repetidos, poniéndonos ropa interior cara para que otros se limpien los pies al entrar.
Haciendo del amor una servidumbre de paso.
¿No sientes a veces que tú vales más que todo eso que haces?
Que tú eres un jodido milagro.
Con tus ojos que todavía pueden ver.
Con tu pies moviéndose para llevarte al lugar que quieras.
Con tu boca capaz de dar las gracias.
Con tu piel ocupando una plaza en el mundo.
¿No sientes a veces que tú te mereces más que lo poco que te hacen?
Dos besos mal pegados.
Tres minutos entre las piernas.
Cinco embestidas.
Y un WhatsApp: No me agobies.
Lo más triste es que esta sociedad nuestra ha conseguido invertir los papeles.
Ahora si dices que sientes algo, estás loco.
Es muy pronto.
Muy arriesgado.
Poco inteligente.
Dime tú, cómo lo haces para no sentir algo cuando lo haces.
¿Cómo se finge la vida?
Cómo se hace para que nunca parezca amor.
Y que simplemente parezca un accidente.

Roy Galán (España, 1980)