¡Bienvenidos!

¡Bienvenido/a a mi blog!

Espero que disfrutes de tu visita y que regreses pronto.

¡Gracias!

jueves, 17 de noviembre de 2016

Imitar para crear, crear para materializar

"Soy totalmente original en todas mis creaciones", dicen muchos artistas que buscan una y otra vez lo que suelen llamar una voz propia.
Pues siento decepcionar a muchos, pero tengo que decirlo: no se puede ser original al 100%.
¿Cómo? ¿Que no soy único/a en mi especie?... Tranquilízate, vayamos por partes.
Al igual que un niño que está aprendiendo a ser autónomo, todo lo que leemos, escuchamos, vemos y vivimos nos marca a la hora de crear. Nos guste o no, ese es el punto de referencia desde que el que nos lanzamos hacia la construcción de nuestra esencia y su posterior expresión.
A partir de aquí pueden pasar dos cosas: la primera es el desarrollo que acabo de explicar, mientras que la segunda es un estancamiento que produce una repetición en bucle del origen. Tanto si eliges el primer camino como el segundo se podrá entrever tus influencias, pero lo que dejarás ver de ti -de tu destreza, tu implicación y tu inspiración- será mayor en la primera opción que en la segunda.
Sabiendo esto no hay razón para quebrarse la cabeza en mil añicos para ser los primeros en tratar un tema que nadie más ha tratado (como hacen los buscadores de la voz propia). Todos los temas han sido tratados en todas las regiones del planeta a lo largo de los siglos, pero tu perspectiva de los mismos solo la tienes tú, y eso te hace único/a.
No lo olvides.


Un escritor original no es aquel que no imita a nadie, 
sino aquel a quien nadie puede imitar.
Françoise-René de Chateaubriand 
Escritor y político francés. (1768-1848)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.