¡Bienvenidos!

¡Bienvenido/a a mi blog!

Espero que disfrutes de tu visita y que regreses pronto.

¡Gracias!

martes, 27 de diciembre de 2016

Recordando "Cuento contigo"

En estas fechas en las que podemos sentirnos nostálgicos por el pasado, esperanzados por el futuro o ambas cosas me he acordado de un programa literario que podía escucharse los domingos por la noche en M80 Radio desde 1994 hasta 2002. Se llamaba Cuento contigo y era dirigido y presentado por Alicia Sánchez.
El programa duraba alrededor de tres horas y se componía de la lectura por parte de la presentadora de una selección de cuentos escritos por los oyentes. Tocaba todos los géneros dentro de la narrativa, provocando muchas emociones en quien los escuchaba pero manteniendo siempre su interés.
Yo comencé a escucharlo en el año 2000. Tenía 14 años y empezaba a plasmar mis primeros textos en viejos cuadernos escolares con lápices de minas redondeadas. Muchas veces escribía mientras escuchaba el programa. Al contrario de lo que se podría pensar no me distraía de mi labor, sino que me inspiraba a avanzar en mis relatos y conocer otras formas de contar historias.
No voy a mentir diciendo que no pensé en la posibilidad de enviar uno de mis cuentos, pero cuando creía que ya tenía uno digno de narrarse en las ondas el programa dio fin a sus emisiones. Fue una pena que se perdiera un espacio que ofrecía contenido de calidad, si bien consiguió que muchas personas que nos encontrábamos con el placer de escribir nos animáramos a profundizar en el arte literario, instruyéndonos con el análisis de nuestras obras favoritas y la puesta en práctica de las propuestas de los libros de escritura creativa (de los cuales ya hablé en su momento. Click aquí). 
Por todo esto he de afirmar que este programa radiofónico fue un hallazgo muy afortunado en mi evolución como escritora. 
Si por algún casual Alicia Sánchez leyera este post, me gustaría que decirle lo siguiente: ¡Gracias!


domingo, 25 de diciembre de 2016

Reflexiones de ayer y hoy: Erich Fromm

Fragmento del ensayo El arte de amar.

La tierra prometida (la tierra siempre es un símbolo materno) se describe como "plena de leche y miel". La leche es el símbolo del primer aspecto del amor, el de cuidado y afirmación. La miel simboliza la dulzura de la vida, el amor por ella y la felicidad de estar vivo. La mayoría de las madres son capaces de dar "leche", pero solo unas pocas pueden dar "miel" también. Para estar en condiciones de dar miel, una madre debe ser no solo una "buena madre", sino una persona feliz -y no son muchas las que logran alcanzar esa meta-. No hay peligro de exagerar el efecto sobre el niño. El amor de la madre a la vida es tan contagioso como su ansiedad. Ambas actitudes ejercen un profundo efecto sobre la personalidad total del niño; indudablemente es posible distinguir, entre los niños -y los adultos- los que solo recibieron "leche" y los que recibieron "leche y miel".

Erich Fromm (Alemania, 1900 - Suiza, 1980)

miércoles, 21 de diciembre de 2016

Lo que sé de Mario Benedetti

No puedo recordar mi adolescencia sin que sus cuentos aparezcan en esa película mental. Fue uno de esos descubrimientos que marcan un hito en la forma de leer y/o escribir de quien se pasea por sus páginas.
Mario Benedetti (Uruguay, 1920-2009) es, y sigue siendo, uno de esos escritores que poseen la habilidad de convertir eventos cotidianos en grandes momentos épicos sin caer en sentimentalismos absurdos ni solemnidades cargadas de soberbia. Gracias a esto, su literatura logra tocar ciertos hilos del alma, ya sea para acariciarla y demostrarle que no está sola o para agitarla y enseñarle un nuevo camino. 
Sus libros Quién de nosotros (1953), Primavera con una esquina rota (1982), Buzón del tiempo (1999), El porvenir de mi pasado (2003) y Vivir adrede (2007) son excelente formas de romper el hielo con un autor tan especial y cercano como un viejo amigo.


domingo, 18 de diciembre de 2016

Reflexiones de ayer y hoy: Clarice Lispector

Fragmento del cuento Las desgracias de Sofia.

Solo Dios me perdonaría, porque solo Él sabía de qué me había hecho y para qué. Yo me dejaba, pues, ser materia de Él. Ser materia de Dios era mi única bondad. Y el manantial de un naciente misticismo. Un misticismo no de Él sino de su materia, de la vida cruda y llena de placeres: yo era su devota. Aceptaba la vastedad de lo que desconocía y a ella me entregaba entera, con secretos de confesionario.

Clarice Lispector (Ucrania, 1920 - Brasil, 1977)

miércoles, 14 de diciembre de 2016

Banda sonora de una escritora


Dios nunca muere, de Macedonio Alcalá (Mexico, 1831-1869).

Sobre las olas, de Juventino Rosas (Mexico, 1868 - Cuba, 1894).

Le chanson des vieux amants, de Jacques Brel (Bélgica, 1929 - Francia, 1978).

Il mondo, de Jimmy Fontana (Italia, 1934-2013)

Et si tu n'existais pas, de Joe Dassin (EEUU, 1938 - Francia, 1980).

Cartas amarillas, de Nino Bravo (España, 1944-1973).

The first cut is the deepest, de Cat Stevens (Reino Unido, 1948).

Desafios, de Simone (Brasil, 1949).

Sabato pomeriggio, de Claudio Baglioni (Italia, 1951).

Una sera di novembre, de Alice (Italia, 1954).

Perdiendo el control, de Miguel Mateos (Argentina, 1954).

Stella del Nord, de Mango (Italia, 1954-2014).

Essa noite não, de Lobão (Brasil, 1957).

All night long, de Peter Murphy (Reino Unido, 1957).

Águila sideral, de Los Jaivas (Chile, 1963).

En la ciudad de la furia, de Soda Stereo (Argentina, 1982-1997).

Fire Lady, de Christal (Italia, 1987-1988).

Despierta, de Almas de Goma (España, 1998).




domingo, 11 de diciembre de 2016

Reflexiones de ayer y hoy: Roy Galán

Sobre la educación sentimental 
(publicado el 16 de septiembre de 2016 con motivo del suicidio de Tiziana Cantone)

Sobre la educación sentimental.
Tiziana se ha despojado de su existencia.
Con 31 años ha decidido morir porque otros seres humanos han hecho que se sintiera como una guarra.
Como una bruja.
Tiziana tenía relaciones sexuales. ¿Raro, no?
“¿Estás grabando un vídeo? Bravo”.
Eso es lo que ella dijo cuando vio que una de sus parejas grababa el acto sexual.
Desde su elección como mujer a ser grabada, a llevar a cabo una fantasía, a ponerse cachonda con esa idea, a lo que le dé la real gana.
Incluso a compartir privadamente ese vídeo con quien ella quisiera y con el fin que creyera conveniente.
Lo que nunca consintió Tiziana es que ese vídeo lo hiciera público un hombre.
Lo que nunca se esperó es que esa frase acabará en una camiseta.
El machote mostrando al mundo lo puta que era su exnovia.
La calidad de un ser humano se mide por cómo trata lo que ha amado.
Por cómo habla sobre lo que alguna vez ha sentido afecto.
Por lo que hace con la intimidad compartida con la otra persona.
El problema son los hombres educados en lo desaprensivo.
En su forma de manipular los cuerpos como si fueran objetos.
En la propensión machista hacia la broma hiriente.
Sí, ésa de follarte a una hembra y abandonarla en un descampado.
Hay algo en esa fuerza bruta, en esa apropiación física, en ese linchamiento, tan brutal y tan pornográfico, tan indecente.
Algo que sucede porque los hombres han sido educados en los obsceno.
En las eyaculaciones faciales y los atragantamientos.
En la pornografía no hay sentimiento. No hay respeto.
Y los hombres creen que si son más irrespetuosos son más masculinos parecen.
Porque nadie en casa les habló de qué era de verdad la intimidad.
¿Y por qué la infamia recae en lo femenino?
¿Por qué la reputación de alguien depende de la práctica de sexo?
¿No follaron nuestros padres? ¿Y las madres de nuestras madres?
¿No follamos todos?
Es como si desprestigiáramos a alguien por respirar.
Como si nos burláramos porque pestañea.
Pero lo hacemos.
Somos seres indignos de nuestras capacidades.
Todos y todas tenemos derecho a conservar el orgullo de lo íntimo.
Algo que compartimos sólo con quien decidimos.
El problema es que hablar de lo compartido es un deporte nacional.
Mancillar el encuentro.
Contar sobre tamaños, gemidos, número de veces, si se deja por detrás, si se lo traga, si se corre mucho tiempo, el número de espasmos.
Regalando lo que es entregado.
¿Cuántas personas conoces que hagan eso?
Yo, demasiadas.
Tiziana fue una vez una niña.
Como todos y como todas.
No sé cómo se imaginaba el amor y el sexo.
Seguramente solo deseaba sentirse querida.
Como todas y como todas.
Tiene que haber otra versión de este cuento.
Uno en el que Tiziana diera con un ser humano decente.
Con algunos hombres buenos.
Que tuvieran una madre buena y un padre bueno y unos amigos buenos que le hayan enseñado cómo querer bien.
Lo más triste de todo es que para Tiziana se ha acabado todo.
Y es responsabilidad nuestra luchar para cambiar la historia.
Nuestra historia.
La que se mide por la cantidad de luchas que somos capaces de librar.
Ésta.
La injusta historia de las mujeres sobre el planeta Tierra.
Algún día.
Tendrá también que acabar.
Pero con las mujeres vivas.
Y libres.

Roy Galán (España, 1980)

martes, 6 de diciembre de 2016

Seis años y una reclamación

Sí, ya llevamos seis años juntos. ¿Se te ha hecho largo? A mí tampoco. De hecho cada año que pasa estoy mejor que el anterior. No sé si será por la experiencia, los buenos momentos vividos gracias a la literatura, los nuevos proyectos o todo en conjunto.
A diferencia de otros aniversarios, en éste quiero hacer una reclamación. Sé que ya la he expuesto en otras ocasiones, pero ahora la planteo de una manera más gráfica:



Después de leer estos dos artículos uno/a puede darse cuenta de muchas cosas, como las constantes faltas de respeto que existen en esta sociedad con toda labor que no suponga beneficios inmediatos y/o abundantes o que en su inmensa soberbia crea que pueda realizarla cualquier persona sin requisito alguno.
Por otra parte existe otro problema que se añade al ya enunciado: el calificativo de "entretenimiento" o "hobby" que se le da a los actos artísticos, como si fuera un apaño para matar el tiempo que no se pasa atendiendo a la casa y a los hijos y/o haciendo horas en cualquier empleo para reunir el dinero con el que pagar las facturas. Como si el arte fuera un mal menor de nuestra existencia. 
A raíz de estos prejuicios se puede llegar a la conclusión de que ganar dinero con la actividad que a uno/a le apasiona es un lujo inalcanzable para muchos, pero también se puede llegar a pensar en vías alternativas para lograrlo. Sea como sea, se olvida un factor muy importante: siempre hay alguien detrás de un libro, un cuadro, una obra de teatro, una canción, una película, una escultura... Nada nace por generación espontánea ni nadie emplea su esfuerzo y tiempo a cambio de nada -o de ofensas gratuitas-, y ese alguien merece consideración.
Por todo esto doy el siguiente consejo: nunca trates a nadie como si te debiera un favor, porque lo único que demostrarás es tu prepotencia. Ya bastante tenemos los artistas con meternos en muchos berenjenales para ser reconocidos y retribuidos por nuestro trabajo como para tener que padecer a seres que tienen poco de humano.
Gracias por leerme.


domingo, 4 de diciembre de 2016

Reflexiones de ayer y hoy: Jorge Cafrune

Coplas del payador perseguido


Jorge Cafrune (Argentina, 1937-1978)

Si quieres escuchar la versión íntegra de Atahualpa Yupanqui haz click aquí.

jueves, 1 de diciembre de 2016

Lienzos que inspiran (III): J. M. W. Turner



Intrigante, etéreo, confuso... Estos son algunos de los adjetivos que se han usado para definir la obra de Joseph Mallord William Turner (Reino Unido, 1775-1851).
Sus paisajes recuerdan a esas fotografías periodísticas tomadas justo en el momento crucial, con el dinamismo propio del cine y una paleta de colores que buscan la luminosidad en escenas plácidas, trágicas o cotidianas. Lo más sorprendente es que todo esto lo consiguió cuando aún no existían los medios para reproducirlo o se veían como ideas disparatadas en el arte académico.
Para un artista imaginativo y/o en búsqueda de nuevos horizontes sus obras pueden un buen punto de partida, como lo fue para los impresionistas. Para un escritor puede ser la inspiración para una historia de temática impredecible.
Te dejo una muestra de sus cuadros con el fondo musical de Claude Debussy. ¡Que la disfrutes!