¡Bienvenidos!

¡Bienvenido/a a mi blog!

Espero que disfrutes de tu visita y que regreses pronto.

¡Gracias!

martes, 6 de diciembre de 2016

Seis años y una reclamación

Sí, ya llevamos seis años juntos. ¿Se te ha hecho largo? A mí tampoco. De hecho cada año que pasa estoy mejor que el anterior. No sé si será por la experiencia, los buenos momentos vividos gracias a la literatura, los nuevos proyectos o todo en conjunto.
A diferencia de otros aniversarios, en éste quiero hacer una reclamación. Sé que ya la he expuesto en otras ocasiones, pero ahora la planteo de una manera más gráfica:



Después de leer estos dos artículos uno/a puede darse cuenta de muchas cosas, como las constantes faltas de respeto que existen en esta sociedad con toda labor que no suponga beneficios inmediatos y/o abundantes o que en su inmensa soberbia crea que pueda realizarla cualquier persona sin requisito alguno.
Por otra parte existe otro problema que se añade al ya enunciado: el calificativo de "entretenimiento" o "hobby" que se le da a los actos artísticos, como si fuera un apaño para matar el tiempo que no se pasa atendiendo a la casa y a los hijos y/o haciendo horas en cualquier empleo para reunir el dinero con el que pagar las facturas. Como si el arte fuera un mal menor de nuestra existencia. 
A raíz de estos prejuicios se puede llegar a la conclusión de que ganar dinero con la actividad que a uno/a le apasiona es un lujo inalcanzable para muchos, pero también se puede llegar a pensar en vías alternativas para lograrlo. Sea como sea, se olvida un factor muy importante: siempre hay alguien detrás de un libro, un cuadro, una obra de teatro, una canción, una película, una escultura... Nada nace por generación espontánea ni nadie emplea su esfuerzo y tiempo a cambio de nada -o de ofensas gratuitas-, y ese alguien merece consideración.
Por todo esto doy el siguiente consejo: nunca trates a nadie como si te debiera un favor, porque lo único que demostrarás es tu prepotencia. Ya bastante tenemos los artistas con meternos en muchos berenjenales para ser reconocidos y retribuidos por nuestro trabajo como para tener que padecer a seres que tienen poco de humano.
Gracias por leerme.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.