¡Bienvenidos!

¡Bienvenido/a a mi blog!

Espero que disfrutes de tu visita y que regreses pronto.

¡Gracias!

martes, 10 de enero de 2017

De la libertad a la ofensa



Parece una obviedad, pero en los tiempos que corren hay que recordarlo con más frecuencia de lo que se debería. No me refiero a las leyes ni a los políticos gobernantes; me refiero a las personas que nos rodean tanto física como virtualmente.
A diario me encuentro con gente que cree que su estilo de vida es el que todos/as tienen que seguir y que eso le da derecho a insultar (incluso desear la muerte) a quien no piense y/o sienta lo mismo. Lo curioso es que el 90% de las veces lo hace en redes sociales -propias y/o ajenas-, donde puede esconderse detrás de identidades falsas. También veo a personas que hablan de sus creencias y opiniones a cara descubierta y son humillados por no coincidir con la corriente reinante, con un mundo de globos en el que ellos son las agujas.
Dudo mucho que yo sea la única que piensa que hemos pasado de la amada e idealizada libertad de expresión a la cruda y detestable libertad de ofensa, producida por una megalomanía que hunde sus cimientos en una autoestima muy baja y una ambición muy desencaminada, por no hablar de cierto grado de borreguismo. Paradojicamente todas esas personas cool (entiéndase la ironía) se erigen como paradigma de la oposición contra el sistema social usando los mismos metodos de acallar, ridiculizar y marginar que usa esa misma sociedad que rechaza, ya sea por arrogancia, postureo o una rebeldía mal entendida. ¿Falta de originalidad? Seguramente sí.
Evidentemente hay ciertas cosas que no se pueden defender de ningún modo -como un asesinato o una violación-, pero la mayoría de los asuntos que acontecen en este mundo tienen el denominador común de que pueden tratarse y vivirse de formas muy diversas, todas ellas respetables siempre y cuando no sean impuestas.
Ya que estamos comenzando el año pongámonos un propósito fácil de cumplir: vivir nuestra vida y dejar a los demás vivir la suya. Así de simple.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.